Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

sábado, 24 de septiembre de 2016

Me temo que no hay solución...




  El pasado 22 de Septiembre, se celebró, (aunque no es la palabra correcta), el día "sin coches". La respuesta de la ciudadanía fue masiva y esntusiasta... En Barcelona parece ser que se ha medido una reducción del número de vehículos circulando del 4%, en Valencia un 2%  y en Madrid los atascos en algunas zonas se han incrementado un 89%...
   Es fácil culpar a las autoridades, al Ministerio del Medio Ambiente, (llamado así porque ya nada más nos queda la mitad del que teníamos), a los ayuntamientos... etc Pero para empezar a la gente que está al frente de estas diferentes entidades, de una forma más o menos directa la hemos puesto nosotros, los ciudadanos y si no a ellos al partido que los pone. Es cierto que el urbanismo o más bien la filosofía del urbanismo que impera actualmente en España es el importado de los EEUU, ciudades dormitorio, centros comerciales a los que hay que ir casi forzosamente en coche en la mayoría de los casos en coche y centros de trabajo separados de las ciudades dormitorio a los que de nuevo hay que ir en coche, ya que el transporte publico no permite  eliminarlo o reducirlo drástica mente. Pero es que además el ciudadano medio no está dispuesto a renunciar ni un poquito así a su joya, a su coche por el que se endeuda con ilusión. Tampoco está dispuesto a compartirlo con el vecino, para que al menos su uso sea más eficiente.
   Los gobiernos sucesivos de cualquier color, (que en el fondo son del mismo: marrón, como los billetes de 50 euros) priman la venta de nuevos vehículos desaforadamente


   Está bien, la industria automovilística es un gran motor de nuestra economía que hay que apoyar para que haya crecimiento económico y la economía vaya bien, como nos cuentan. De paso cuanto más endeudado esté el ciudadano medio, más manso se vuelve, algo fundamental para los que ejercen el poder.
   Pero no es menos cierto que el automóvil, el invento que define a nuestra avanzada sociedad, tiene un inconveniente: Contamina el ambiente, sobre todo en las ciudades donde se acumulan. Emite CO2 ( ya sabemos que en cantidades bastante superiores a las que dice el fabricante) y este gas tiene la desagradable función de ser un gas de efecto invernadero y permanece en la atmósfera al menos 10 años. Luego una parte se absorbe por el mar y tiene el desagradable efecto de acidificar el agua del mar y esto a los corales no les sienta nada bien... Pero no sólo a los corales, el resto de gases NOx, Sulfuros, partículas... etc afectan muy negativamente a las personas que los respiran y se estima que en nuestro país son del orden de 18 millones de colegas, que viven en atmósferas insanas, eso aumenta los problemas respiratorios, alérgicos... etc. Se estima en 16.000 las muertes prematuras al año en nuestro país debido a los gases que echamos cuando nos desplazamos en coche.
   No sólo eso el automóvil es muy dependiente de los combustibles fósiles (el eléctrico también) y no parece que en un futuro no muy lejano no sobren precisamente este tipo de combustibles...
   Pero nosotros nada, como si no hubiese un mañana. Nos montamos en el coche para desplazamientos que podíamos hacer andando en unos minutos más, haciendo oídos sordos, (¡no me cuentes desgracias! dicen algunos), a estos temas que van a cambiar, (de hecho ya lo están cambiando), nuestro clima y nuestra sociedad (y no va a ser para mejor, de verás)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada