Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

sábado, 1 de junio de 2019

sábado, 20 de abril de 2019

lunes, 15 de abril de 2019

In memoriam





Un mar es lo que necesito

Un mar, un mar es lo que necesito.
Un mar y no otra cosa, no otra cosa.
Lo demás es pequeño, insuficiente, pobre.
Un mar, un mar es lo que necesito.
No una montaña, un río, un cielo.
No. Nada, nada,
únicamente un mar.
Tampoco quiero flores, manos,
ni un corazón que me consuele.
No quiero un corazón
a cambio de otro corazón.
No quiero que me hablen de amor
a cambio del amor.
Yo sólo quiero un mar:
yo sólo necesito un mar.
Un agua de distancia,
un agua que no escape,
un agua misericordiosa
en que lavar mi corazón
y dejarlo a su orilla
para que sea empujado por sus olas,
lamido por su lengua de sal
que cicatriza heridas.
Un mar, un mar del que ser cómplice.
Un mar al que contarle todo.
Un mar, creedme, necesito un mar,
un mar donde llorar a mares
y que nadie lo note.

Paca Aguirre

sábado, 6 de abril de 2019

Todo pasa...


   Nos empeñamos en mirar hacia otro lado. Tenemos la sensación, queremos tenerla, de que el tiempo no pasa, que las agujas del reloj están quietas, pero basta echarles un ojo un rato más tarde para ver que se mueven. Los cambios que al cabo del año se van sucediendo con las estaciones en la naturaleza también nos sacan de nuestro error a nada que miremos. Todo está en permanente cambio. La entropia del universo crece a cada instante y la nuestra también... Oponerse es inútil. La vida y la muerte se suceden una a otra... 



Restos de polen
en la abeja muerta. 
Anochece

Chubascos de primavera





lunes, 1 de abril de 2019

¡Llueve!


   En estas tierras, la lluvia ha empezado a ser un fenómeno raro. De hecho en lo que va de año mi pluviómetro no había recibido una gota de agua. En el campo la aridez es patente y la floración de plantas silvestres ha pasado desapercibida.
   Antiguamente y no tan antiguamente, en estos casos se sacaba a las vírgenes locales, (me refieros a las representaciones de la madre de dios), en solmene procesión para rogar por la necesaria lluvia para el campo. Se cuenta que ante las presiones de los regantes para sacar a la Virgen en procesión a ver si por fin llovía, un obispo local, se asomó a la ventana y al ver el magnífico sol que lucía les dijo:
- Uds hagan lo que quieran, pero el cielo no está pa llover...
El comodín de la Virgen, como última ratio, era demasiado valioso, como para que pusiera en peligro la fe del pueblo, que tan cara es a la Iglesia...




Ya llueve menos
Dos mirlos de cháchara
en el tejado


Aún en las plantas
la lluvia de anoche.
Silencio



martes, 26 de marzo de 2019

viernes, 22 de marzo de 2019

Macro


  Entre que el día 24 es mi cumpleaños y el pasado martes era S.José, Día del Padre... etc. mis hijas, ( a las cuales guarde dios muchos años), han echado la casa por la ventana y me han regalado un objetivo macro. 
   La verdad que la mayor cantidad de las fotos que hago últimamente es mediante el móvil, que incluso vale para recibir y emitir llamadas de teléfono, (¡qué cosas!). Jugando con el zoom del teléfono y pasándolas luego por la "cocina", me daba por satisfecho, pero al probar el nuevo objetivo ,(! estaba que me fotografiaba encima...!) ¡Otro mundo! 
  Los perales y manzanos han tomado el relevo en esto de la floración y ¡a por ellos que he ido!






El cumpleaños...
Las flores del peral
también con bichos





Probar el " macro"
En la flor amarilla
¡dos bichos negros!


martes, 19 de marzo de 2019

A pocos días de la primavera


   Con esa rapidez con que todo se sucede a ciertas edades, ha pasado el invierno y la primavera se adivina ya a la vuelta de la esquina, suponiendo que el tiempo tenga esquinas. 
   Con los años, disfruto intensamente todas las estaciones. El invierno a pesar de sus días fríos y cortos, de sus temporales, tiene para mi cada vez más encantos. Pasear por el campo, donde la naturaleza está como recogida, ganando fuerzas para explotar en la primavera, esos árboles sin hojas, sobrios, sin nada que ocultar. Caminar por la alfombra de hojas que cayeron en otoño, con ese solecillo que ya empieza a calentar o al menos mitigar el viento frío del norte, con ese silencio que los pájaros no rompen, sino decoran...
   Qué decir de la floración sucesiva en función de la especie,  de la altura o latitud. Ver cómo se abren las flores, cómo zumban los "bichópteros alados" en torno a ellas y cómo el viento se lleva en su momento los pétalos volando... 
   Todo se está permanentemente transformando, incluso lo que no nos lo parece y el ciclo de las estaciones, es una forma muy efectiva de hacerlo patente...
   Invierno, te voy a echar de menos...



Puesta de sol.
Caminar por el bosque
en silencio











Racha de viento.
del almendro en flor
cae un pétalo




lunes, 25 de febrero de 2019

¡Gracias!


   Los estoicos nos animan a recordar la impermanencia de todo, evitando así el apego a los "indiferentes preferidos" o la aversión hacia los "indiferentes" que no nos gustan.
   Una actitud atenta a lo que nos rodea nos hace ser conscientes, a veces de forma dramática, del escaso y en algunos casos,  nulo, control que tenemos sobre la vida, esa que todos los días, erre que erre, nos empeñamos en amorldar a nuestros gustos.
   Estamos en los meses de floración. Los frutales, según su especie y variedad, más temprana o más tardía abren en su momento sus flores, para satisfacción de las abejas y demás parientes zumbones (¡y de un servidor!) En no muchos días se puede ver la aparición de las flores, su explosión y decaimiento.
   Creo que la fugacidad de esta belleza gratuita la hace más impactante. La adaptación hedónica nos vuelve bastante insensibles a los placeres, (y también a las desgracias), si duran mucho.Esta fugacidad también permite agradacer este derroche de belleza que la naturaleza nos prodiga en dosis medidas cada día, si estamos dispuestos a verla.





Vuelta en bici.
Al pasar por el pruno.
hacer gassho



"Al cabo de los años he observado que la belleza como la felicidad es frecuente.
No pasa un día sin que no estemos, un instante, en el paraíso.
(José Luis Borges)

sábado, 16 de febrero de 2019

El tiempo de ver pequeñas cosas


Camino al trabajo. De reojo observo que entre las nubes, el sol aún bajo, ilumina el castillo de Monteagudo, en plena huerta de Murcia. Sé que en un par de kilómetros, hay una rotonda desde donde podré hacer una foto sin obstáculos. 
  Al llegar a ella observo que  el coche de delante también tiene intención de salirse de la rotonda. Aparco en un descampado y sin bajar del coche hago la foto. 
Antes de irme miro hacia el otro coche y veo que una señora de mediana edad con un pañuelo en la cabeza  para ocultar su calvicie, que ha bajado del coche, también está haciendo fotos al mismo paisaje
  Estas maravillas que nos pasan desapercibidas habitualmente, parece que se hacen visibles sólo cuando te haces consciente de que el tiempo que nos queda es finito

Rayos de sol. 
La señora con cáncer
también hace fotos