Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

martes, 12 de diciembre de 2017

Ignorancia (voluntaria)



   Estamos viviendo una época que bien se podría llamar " de la información". En la antigüedad la información accesible a una persona que viviese en una tribu, en una ciudad amurallada estaba limitada a lo que podían ver sus ojos. La aparición del lenguaje permitió acceder a la información más allá del aquí y ahora gracias a lo que le contaban sus vecinos o viejeros de otras tierras o mayores que ellos. La escritura con los medios que se utilizaban como libros, periódicos panfletos permitió ir abriendo el campo del conocimiento, a quién quería tenerlo, claro, porque eso de leer un escrito exigía un cierto esfuerzo y no digamos el de analizarlo. Pero aún así la transmisión era aún lenta. Una carta escrita desde la otra orilla del océano tenía que atravesar las procelosas aguas durante muchos días hasta que llegaba a su destino y las noticias se conocían a veces con demasiado retraso para tomar decisiones. A veces de hecho ni se conocían porque el barco se hundía víctima de temporales o de piratas.
   Sin embargo ahora la información nos llega casi de forma instantánes, radio, televisión permitieron ampliar la profundidad y velocidad en la que podíamos conocer lo que había ocurrido en cualquier parte del mundo. No digamos lo que ha supuesto la explosión de comunicaciones actuales, internet, face book, tweeter, correos electrónicos whats app...etc nos permiten vivir "on line" cualquier suceso, (que nos interese). Sin embargo, aún con todo ese arsenal, la comunicación tiene grandes deficiencias. Si no lo creen comparen la visión del mundo que tiene, por poner un ejemplo de actualidad, un entusiasta independentista con la de un ardoroso partidario del artículo 155... Y es que no basta con que exista el acceso a la información, es tremendamente importante que la queramos recibir y analizar.





   El "poder" y entiendo por tal la entidad que tiene la capacidad de emitir la información que le interesa, la emite con suficiente fuerza y frecuencia como para que genere una determinada visión del mundo en aquellos que la reciben. ¡¡¡¡Ahhh mi visión del mundo!!! Una de las propiedades más apreciadas en la actualidad. Estamos dispuestos a discutir acaloradamente con quien nos la quiera arrebatar, llegando hasta las manos y si las circunstancias lo favorecen hasta matarnos. Un consejo, no intenten jamas convencer a alguien de que está equivocado, aunque sólo sea en parte. Es realmente peligroso. Pueden poner a su disposición multitud de datos objetivos, que siempre los pondrá en duda. Mark Twain ya advertía que "es más fácil engañar a alguien que convencerlo de que lo han engañado" y es lógico... Si nos convencen de que hemos sido engañados tenemos varios problemas;
1- Podemos pensar que somos tontos y que nos van a tomar como tales
2- Se nos derrumba toda una visión del mundo que hemos creado con mucho esfuerzo, abase de aceptar informaciones en base a que nos venía bien creerlas, que nos beneficiaban, o que reforzaban una visión del mundo ya definida, en vez de aceptarlas por la realidad de los datos
3- Perderíamos nuestro lugar en "esa tribu" que opina como nosotros y que nos da tanta fuerza para seguir creyendo en esa visión. Se espera que por pertenecer a un detrminado país nivel socioeconómico o cultura, o equipo de fútbol... tenemos que tener un determinado pensamiento, debemos gustar de determinadas cosas y comportarnos de una determinada manera. De hecho nos llamarían ¡"traidores"! si no lo hacemos. Pero hay excepciones. Mucha gente cambia de opinión pero la inmensa mayoría sólo cambia de opinión si la nueva visión le beneficia o beneficia a los suyos. Si el cambio se produce por una actitud reflexiva aceptando datos "prohibidos" mal asunto...
4- Tendríamos que cambiar de actitud, si es que queremos ser consecuentes con la nueva visión. Eso es difícil, aparte de por el rechazo de la "tribu" porque nos privaría de muchas comodidades y posesiones que son compatibles o ensalzadas en nuestra cosmovisión y eso no es cómodo.

    Reconocer que la base sobre la que se asienta nuestra "realidad" se basa mucho en "lo que me beneficia", en "deseos"  y que no se apoya en datos reales, nos obliga entonces a buscar una salida airosa. En su muy recomendable libro "ADICCIÓN AL PENSAMIENTO", Pedro Jara dice que el hombre no es un ser racional sino racionalizador. Tenemos un deseo, un capricho un impulso y nos da vergüenza admitir que es irracional, por eso lo racionalizamos. Un ejemplo Si de una forma consciente o incosciente me gusta sentirme poderoso por encima de la chusma, me gustaría comprame un coche enorme alto y super potente. Los que me vean dirán a mi paso " Ahí va un triunfador". Pero nos da vergüenza, porque en el fondo nuestro ego tambien quiere en muchos caso ser conocido por sus virtudes morales, así que racionalizamos el capricho y decimos que lo compramos, por que "duran más" "son más seguros" y demás chorradas, (que pueden ser hasta ciertas. Tendrá un consumo demencial de combustible, pero eso demuestra que me sobra el dinero, como para ocuparme de esos "pequeños gastos" (¡¡así se me verá aún más triunfador!!), no digamos si utilizo el coche hasta para pasear al perro a la esquina...
   ¿Qué pasa si un día leo que la emision de las gases de efecto invernadero -que emite mi coche y los demás- están sobrecalentado el planeta y que a la larga pueden producir una catástrofe medioambiental a nivel planetario, o que el petróleo que mueve mi coche tienen sus años contados , (a precio asumible), o que por el tubo de escape emite un dulce y apenas visible veneno que genera una gran cantidad de problemas sanitarios y hasta muertes en las grande urbes? Pues tendré que poner en duda esas afirmaciones, buscaré informaciones, "estudios cientificos", teorías que contradigan todo lo anterior. Insultaré con todo mi repertorio, (que es muy amplio), a cualquier autoridad o grupo que se oponga a "mi libertad" de ir en un coche de 5 toneladas y motor de varios litros, (con el consiguiente consumos disparatado de combustible y  emisiones de GEI. Es lo menos, porque si empiezo a aceptar lo que dicen los científicos, (no los políticos) debería venderlo y plantearme mi movilidad de forma más incómodo y menos glamurosa.
    Para cambiar (perdiendo), hace falta una buena dosis de desapego y de humildad, ( y mucha valentía) y en la sociedad en que vivimos esas tonterías no son bien recibidas. Así vamos... Preferimos enfrentarnos, (a muerte, si hace falta) con los que no tienen las "piezzas del puzzle" que tengo yo, en vez de intentar informarnos de cuántas piezas se compone el puzzle y juntarnos con los otros para terminarlo completo, ¡hasta ahí podíamos llegar!

martes, 5 de diciembre de 2017

Rompecabezas




   Una vez leí una frase que venía a decir algo así: "la verdad está fraccionada. Nuestra tarea es ir juntando los pedazos si la queremos conocer" Yo diría que es más bien un rompecabezas de muchas piezas, que juntas forman una imagen, pero que se encuentran desperdigadas.
   Podemos, si queremos acceder a todas las piezas y tratar de juntarlas, lo que sin duda conlleva dedicarle bastantes horas. Hay más problemas. ¿Sabemos cuantas piezas contiene el rompecabezas? ¿Están todas presentes o alguien tiene unas cuantas escondidas?
   Nos ponemos a la tarea y cuando nos pregunten pasado un tiempo qué imagen completa contiene el puzzle completo debemos dar una respuesta coherente.
   Sin embargo el tiempo pasa con demasiada velocidad para terminarlo. Incluso es posible que sólo juntemos unas cuantas de forma que sólo tengamos un 10% del rompecabezas terminado.¡ Aún así debemos contestar! Vivimos tiempos donde la urgencia prima sobre la importancia. Todo el mundo opina según las piezas que tiene juntadas y nosotros no podemos ser menos. De hecho es frecuente que los que tienen menos piezas juntas y son más vagos quieren imponer "su" verdad a los que tienen imágenes más completas.
    A lo mejor la imagen que hemos conseguido formar  es  de unas olas. Otro de una planta y un tercero de la cara de una mujer. Nuestras respuestas no son coincidentes, como es obvio pero a pesar de que tenemos sólo una pequeña fracción de nuestro rompecabezas terminado damos nuestra opinión: El rompecabezas es una imagen del mar, el otro dira que va de plantas y el tercero dirá que  de mujeres y como no hay coincidencia empezaremos a discutir y hasta pegarnos si es necesario, sobre todo  si hay una buena recompensa para quien acierte el tema real del rompecabezas
   En realidad el rompecabezas tenía la imagen de una mujer en la orilla del mar sosteniendo una flor. Nuestras opiniones no eran incorrectas a pesar de la divergencia, lo incorrecto era extrapolar de "mi"imagen parcial para deducir una imagen total.
   La verdad, de lo que pasa "ahí afuera" nos llega así y la pelea por quien acierta ocurre todos los días. Cuando además hay intereses poersonales, políticos o económicos, las "piezas de la verdad " que nos llegan no son aleatorias Según convenga se nos dan de una zona u otra del puzzle y con ellas elaboramos la verdad, creamos una realidad que consideramos única , (los demás están equivocados) ("la nuestra" es la correcta) y somos capaces de matar por ella.
   En vez de imponer nuestra verdad a los demás podríamos haber investigado con ellos si esa aparente incoherencia parcial de las imágenes que cada uno tenía formada podría integrarse en un todo que correspondiera a una mayor aproximación a la realidad. Pero no. Prefiero "mi", ( la palabra "mi" es clave) a intentar llegar a una mayor aproximacion a la realidad con "los otros"
Así nos va...

miércoles, 29 de noviembre de 2017

lunes, 13 de noviembre de 2017

domingo, 3 de septiembre de 2017

miércoles, 14 de junio de 2017

Te quiero




- Te quiero.
-¿Cómo?
- Que te quiero
- ¿Y para qué me quieres?
- ¿Para follarme, para que te haga caricias, para que te prepare la comida, para que te limpie la casa, para que te de hijos, para que los cuide, para lucirme ante tus amigos, como lucirías un coche deportivo, para que te dé conversación, para que te haga compañía, para que apruebe tus más mínimos caprichos, para que te cuide cuando seas viejo, para no sentirte solo, para que te de la razón siempre?
- ¿Me querrías si mi físico no fuera agradable, si siempre estuviese discutiendo y contradiciendo tus argumentos, si te ridiculizara en público,"si no tuviese ganas de hacer el amor" cada vez que tu quieres, si no tuviera el nivel económico y social que te gusta, si no te hiciera caso y pasara de ti?

- Esta bien... Me quiero, me quiero con pasión

viernes, 19 de mayo de 2017

jueves, 20 de abril de 2017

LA COSA NOSTRA





   Estos últimos días están siendo un tanto agitados. El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio Gonzalez ha sido detenido por una presunta trama corrupta en el Canal de Isabel II la empresa pública que gestiona el agua en la Comunidad de Madrid. Igualmente el director y el presidente del diario La Razón han sido imputados por presuntas coacciones a la actual presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes, para que tirase de la manta de lo que estaba pasando en el Canal de Isabel II.
   Bueno, hasta ahí, todo normal. Casos aislados (centenares), como dice el PP, de corrupción que traicionan el "compromiso de honestidad de este partido", sin que nadie se de cuenta . En España la corrupción de miembros, ( "casos aislados"), de los partidos que tocan poder es desgraciadamente "normal"
   Siempre habrá sinvergüenzas, más o menos, pero siempre los habrá. En una sociedad en la que se valora como bien supremo el enriquecimiento máximo y rápido, sin importar los medios, que está dispuesta a aceptar "algo" de corrupción a cambio de "tranquilidad" seguro que habrá más que en otra donde tengan preponderancia los valores éticos y donde la corrupción no sólo sea perseguida sino que socialmente sea inaceptable. Es como la mierda. Siempre habrá más o menos mierda. El problema es cuando NOS GUSTA LA MIERDA.
   Creo que los gobernantes de un país, de una institución,  que son elegidos por vía democrática por una socieda,d son bastante parecidos a la sociedad  que los elige.
   A nivel ciudadano son normales las más o menos pequeñas corrupciones. Que si me haces la factura sin IVA que si no declaro ésto, que si me puedes recomendar al niño tonto para que gane la oposición, que si me puedes adelantar tal trámite que tú retardas lo más posible si no te conozco, que si me para la Guardia Civil por una infracción en carretera, saco el carnet de militar... son cientos de posibilidades. Lo malo es que estas "cosillas" son consideradas como normales. Es más si no haces uso de ellas, es que "eres tonto". Son los "atajos del espabilao" que piensa siempre que las leyes o los procedimientos normales, son para los estúpidos. Como decía el tango "el que no afana, es un gil"
   Cuando esta gente consigue parcelas de poder, entrenados como están en esas artes, sus posibilidades aumentan en función del poder que manejan y como en las películas de mafiosos, crean una red de favores ("hoy por ti mañana por mi" ) que los refuerza y mantiene.
   Conozco bastante gente que vota al PP. De ese tipo de gente que sin venir a cuento te saca la política en una conversación y además te la saca no como un tema opinable. Sentencia e insultan a los que no piensan como ellos. Estos actos de corrupción de sus próceres son como mucho, un mal menor, del que hay que hablar lo menos posible, porque lo importante es que "haya estabilidad",  que "parezca que", que se aprueben los presupuestos y en definitiva que se mantentenga un status quo en los que puedan desarrollar lucrativas actividades no forzosamente ilegales. El que está pagando un coche, tiene un buen puesto de trabajo, los niños en el cole y su casita en la playa no quiere experimentos y mucho menos denuncias. No hace falta ser un beneficiario directo de la mafia.
   Hay un problema añadido y  para mi muy grave, es cuando estas formas de actuar y los que las defienden nombran a fiscales y jueces que en principio deberían poner coto a esta delincuencia de guante blanco tan lucrativa. Al parecer el Fiscal Jefe Anticorrupción se oponía, (con el apoyo del Fiscal General del Estado) al regitro del domicilio de Gonzalez. Resuslta que ambos cargos son nombrados por el partido que controla el poder, en este caso el PP. Resulta que en un pinchazo del teléfono de Gonzalez, éste le comentaba, que el nuevo Fiscal Anticorrupción (nombrado por el PP) "es de los nuestros" Más grave aún. Parece ser que un miembro del gobierno avisó a Ignacio Gonzales de su inminente registro y detención, al más puro estilo mafioso.
   Es decir, que no son casos aislados. Son organizaciones criminales que controlan eso que pomposamente llaman el "Estado de Derecho"
   Al ciudadano medio que vive razonablemente bien, ( o muy bien), estas cosas a lo mejor no le parecen excesivamente éticas, pero las asume.¡ Que nada cambie por favor!. No se da cuenta que esa corrupción que beneficia a unos cuantos, ( y a él de forma indirecta), que crea puestos de trabajo también, a nivel más general supone un robo puro y duro, Lo que el estado se gasta en sobrecostes, en megalomanías, que dejan a algunos sustanciosas comisiones, lo que deja de ingresar por fraude fiscal, se lo van a endosar a él via impuestos. Es la tasa que se paga porque todo siga igual, por la tranquilidad. Por eso, cuando haya una nueva elecciones se volverá a elegir a la MAFIA

miércoles, 8 de marzo de 2017

Realidad virtual







   Imaginemos por un momento que desde su más tierna infancia a un bebé se le aplican unas gafas de realidad virtual así como sensores en sus manos y en todo su cuerpo, para que puedas sentir el contacto o la temperatura del escenario que está visualizando así como agarrar soltar y ejecutar acciones con sus miembros. Nunca se desconectaría de este traje sensorial ni se quitaría las gafas.
   "Su" mundo sería el que crease el software aplicado. Habría objetos, personas paisajes con los que el bebé, que con los años habría ido creciendo hasta convertirse en un ser adulto, interactuaría.
   Para él esa realidad no sería virual, sería totalmente "Real". Las cosas y las personas con las que interactuase tendrían forma y masa, reaccionarían a sus actos, podría hablar, amar u odiar a los diferentes personajes con los que se cruzara durante "su vida". Desde fuera sabríamos que realmente su realidad era producto de unos y ceros, convenientemente decodificados para que generasen imágenes,  impresionasen sus sentidos del tacto y el olfato de acuerdo a un determinado algoritmo. Esa realidad, tan real para él, era en definitiva un software ejecutándose en un hardware. Desde fuera podríamos modificar el programa a nuestra voluntad de forma que esta persona actuase (en "su realidad") como nosotros quisiéramos. Yo creo que esto es ya técnicamente posible (y éticamente indeseable).
   ¿Y quién nos dice a nosotros que este mundo tan real para nosotros no viene a ser algo semejante?
Lo que nosotros definimos como realidad, es algo totalmente mental. A través de nuestros sensores, (sentidos), recibimos información del mundo (¿exterior?) y también de nuestro cuerpo y en función estas sensaciones el cerebro elabora una realidad, una realidad, bastante subjetiva. Si nolo creen comparen el mundo de una persona del PP y otra de Podemos. Sí, hay rasgos y escenarios bastante comunes pero en cuanto se profundiza un poco ante los mismos hechostienen realidades muy diferentes, por no decir contrarias.
   En el fondo "ahí fuera" sólo hay energía más o menos condensada. El arbol que vemos, es sólo un torbellino energético que interacciona con nuestros sentidos, mandando éstos a su vez al cerebro una señales que "un programa" convierte en un arbol. El árbol, sólo está en nuestra mente, de la misma forma que en la realidad virtual.
   Pero yo iría un poco más allá: ¿Y si dentro o fuera  es sólo un engaño más del prgrama y sólo exiten en la mente? Y sí la mente , en el fondo también es un invento del programa? ¿Donde está el mundo, las cosas y las personas que vemos en los sueños y que nos parecen igualmente reales (mientras soñamos)?
   Llegados a este nivel, (en el que ya me empiezo a marear), conviene leer lo que dice un antiguo Sutra del budismo mahayana

El bodhisattva de la Verdadera Libertad, por la práctica profunda de la Gran Sabiduría, comprende que el cuerpo y los cinco skandha (sensación, percepción, pensamiento, actividad, conciencia) no son más que vacuidad (ku) y mediante esta comprensión ayuda a todos aquellos que sufren. ¡Oh Sariputra!, los fenómenos no son diferentes del vacío; el vacío no es diferente de los fenómenos. Los fenómenos se vuelven ku; ku se vuelve fenómeno. (La forma es el vacío, el vacío es la forma). Los cinco skandha son también fenómenos. ¡Oh Sariputra!, toda existencia es ku (vacío). No hay nacimiento, ni comienzo, ni pureza, ni mácula, ni crecimiento, ni disminución. Por eso, en ku, no hay ni forma ni skandha, ni ojo, ni oreja, ni naríz, ni lengua, ni cuerpo, ni conciencia. No hay color, ni sonido, ni olor, ni gusto, ni tacto, ni objeto de pensamiento. No hay sabiduría ni ignorancia, ni ilusión ni cese de la ilusión, ni decadencia ni muerte, ni fin de la decadencia ni cese del sufrimiento. No hay conocimiento, ni provecho, ni no provecho. Para el bodhisattva, gracias a esta sabiduría que conduce más allá, no existe ni el miedo ni el temor. Toda ilusión y todo apego han sido cortados, y puede aprehender el fin último de la vida, el nirvana. Todos los Budas del pasado, del presente y del futuro pueden alcanzar la comprensión de esta suprema sabiduría que libera del sufrimiento y permite encontrar la realidad.

    Cuando se escribio este sutra no existía ni atisbo de la moderna realidad virtual, pero ya la gente se empezaba a hacer preguntas.
   Más reciente el poeta José Hierro le de dedicó a su nieta Paula Romero al nacer, un extraño poema curiosamente denominao "Vida" que mediante un juego de palabras incide en lo mismo.


“Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.
Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.
No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)
Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.


   En una primera lectura puede parecer tremendamente pesimista. Uno piensa que si este poema era por el nacimiento de su nieta, cómo sería el del entierro... Pero si se lee varias veces, deja de ser pesimista y se vuelve, al menos para mí absolutamente liberador.

   Queda una pregunta más, la última, que ya he relativizado demasiado: ¿Quién ve y siente?
   




De ayer a hoy


De ayer a hoy
al lado del camino
¡amapolas!