Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

lunes, 30 de noviembre de 2020

Haikus de noviembre


Hojas de arce

Con la más leve brisa

ese temblor...




Puesta de sol
La luna llena toma
el relevo




Por todos lados...
A nadie interesan ya
las hojas secas




Las hojas secas
flotan en el estanque
¡Qué silencio!


 Lluvia a ratos.

En el banco del parque
hoy sólo hojas

miércoles, 25 de noviembre de 2020

domingo, 22 de noviembre de 2020

Pisadas en la orilla


   Estábamos tan orgullosos... Todo estaba bajo control. Todo se podía prever, como el tiempo de la semana que viene, (otra cosa era que se acertase o no). En líneas generales, vivíamos en entornos seguros, tranquilos... Bueno sí, había desgracias ,guerras, desastres naturales, pero en general ocurrían lejos... en esas zonas dejadas de la mano de dios. Aquí todo estaba bastante bien, limpio, ordenado y  generación tras generación mantenía unas pautas de vida similares y predecibles.
   Pero de repente, casi como una broma, una falsa alarma más, un virus  que viene de un país lejano, lo trastoca todo, paraliza a la sociedad y la hunde en una crisis económica que no queremos ni imaginar sus efectos. 
¡Ya no estamos en la Edad Media!, oigo quejarse a mi alrededor. ¿Cómo es que  no  se toman medidas? La tecnología nos iba a librar de todo. Tenía soluciones para cualquier problema, todo estaba inventado, sólo que esperaban el momento adecuado ... ¡Pues no! Un diminuto virus, (afortunadamente no muy letal), ha puesto el mundo patas arriba, (y lo que queda)
   Se nos había olvidado la impermanencia. No nos creíamos que todo cambia y que cambia cuando menos falta hace. Se nos había olvidado qué con toda nuestra tecnología, nuestras instituciones, nuestros smart phones, nuestros mandos a distancia, en el fondo ¡ controlamos una mierda !, (con perdón). Además cuanto más sofisticada es una sociedad más capacidad de derrumbe tiene, precisamente por su gran capacidad de interconexión. El castillo de cartas de nuestro mundo feliz, se derrumba.
   Nos debería servir de lección. Antiguamente cuando alguien se proponia a realizar algo, solía añadir la frase  "si dios quiere", asumiendo que no bastaba poner toda la carne en el asador para garantizar la realización, había siempre algo que no estaba en nuestras manos sino en las de dios, (personalmente prefiero decir, las leyes del cosmos).
Deberíamos salir más humildes. Ser menos presuntuosos en nuestras metas, ser consciente de nuestros límites ... Pero personalmente, si uno echa la vista atrás, no soy muy optimista. No nos gusta asumir que no controlamos todo, nos aterra. Nuestro mecanismo de defensa es echarle las culpas a los chinos al gobierno (central autonómico, municipal...), a los otros, siempre a los otros... 
   La impermanencia, no busquen más. La impermanencia es la "culpable". Bueno más que culpable es la característica de nuestra existencia y basta dejar de mirarnos el ombligo para darse cuenta que el mundo está hecho de impermanencia, aunque no nos guste.
   Como las pisadas en la orilla de la playa todo está destinado a borrarse. Así ha sido siempre y así será. Lo siento
   



 

miércoles, 18 de noviembre de 2020

miércoles, 21 de octubre de 2020

viernes, 16 de octubre de 2020

jueves, 15 de octubre de 2020

viernes, 18 de septiembre de 2020

Silencio...


Quien a tiempo se haga amigo de la soledad, o llegue incluso a amarla, habrá adquirido una mina de oro
(Arthur Scopenhauer)

         En mis paseos veraniegos por la costa me suelo encontrar con frecuencia con gaviotas solitarias que sobre una roca, están como ausentes, mirando al mar. No se suben sobre cualquier roca. Prefieren algunas concretas, que me imagino deben tener alguna característica especial. Se pasan horas, en esa posición. De hecho diría que están meditando, (a su manera). Me recuerdan el libro de Richard Bach, "Juan Salvador Gaviota" en donde narra las vicisitudes de una gaviota atípica que lejos de conformarse con las habilidades voladoras de la gaviota media de la bandada, quiere profundizar en los conocimientos de aerodinámica, simplemente para volar mejor, para sacar todo el potencial al vuelo que tiene sin desarrollar. Para acercarse a la perfección...

          Esa actitud no es muy bien vista en su bandada, que la acaba expulsando. Pero ella sigue, solitaria experimentando, forzando más en sus vuelos y así va aumentando sus conocimientos de aerodinámica, que le permiten, como efecto secundario, poder alimentarse donde las otras gaviotas no pueden, por su nivel de vuelo. Mejor que siga hablando, es que lean el libro, una cuantas veces. Se lo pueden bajar en pdf en multitud de sitios. o ver la película.  

         El confinamiento de alguna manera me acercó, de forma involuntaria, a esa actitud solitaria y contemplativa, de lo que me rodeaba, de mi mismo, de mi historia... Cuando por fin llegó lo que absurdamente se llamó "La Nueva Normalidad" y pude "socializar", me di cuenta que en gran parte, la "bandada ya no ere mi bandada". Me sentí abrumado por esa patológica necesidad de opinar que hay ahora. Me recordaba a la escandalera de las bandadas de gaviotas que no paran de graznar, para insultarse, asustar o quejarse... Creo que era Séneca, el que ya comentaba que "el sabio habla por que tiene algo que decir y el necio, porque tiene que decir algo"

      Se opina de todo sin tener generalmente conocimiento de lo que se opina. Tal vez se basan en los titulares de los medios que escuchan o leen , (que siempre son los que dicen lo que quieren oír), o en base a lo que les "vendría bien".No se intenta comprobar la realidad de lo que han leido u oído, la única discriminación es si son o no son de los míos. En el primer caso, siempre es verdadero, en el segundo, es un error o una mentira. No estoy en contra de que la gente opine, lo que pasa es que no se distingue lo que es una opinión de lo que es un hecho. Existe una especie de "opiniorrea"

     Soy un ignorante en la mayor parte de las materias y de las que se algo, me he dado cuenta que lo que sé, es sólo una parte muy pequeña, como para hablar ex-cátedra, por lo que procuro ya reducir mis opiniones al mínimo. He hecho un inventario de temas en los que me niego a entrar en discusiones, (porque inevitablemente se acaba discutiendo). Ya no dialogo de política, religión, gestión de pandemias, homeopatía, microbiología identidad sexual, nutrición... en fin de casi nada. Tal vez sólo del tiempo, ¡del tiempo presente, claro está!

     Obviamente, me he quedado sólo, como se quedó  Juan Salvador. Mis palabras más utilizadas  en sociedad son "sí", "claro", "efectivamente "... y en general cualquier forma de asentimiento, preferiblemente las más contundentes. No se quiere aprender, dialogar, se quiere tener razón. No es que quiera que la gente que me rodea piense como yo, (¡aunque me gustaría!). Me conformo con que piensen, que tengan sentido crítico. Bueno, últimamente, también esto me da igual. Es algo que no está en mi mano y siguiendo el consejo de los estoicos, procuro centrarme en lo que sí está, en conformar mi vida a la "virtud" y ahí tengo mucho trabajo para divertirme...

      

   


 

jueves, 10 de septiembre de 2020

Recuerdos de un verano diferente

Sin hacer nada.
Ver como se esconde 
la luna nueva


Los barcos también mueren...
29 de Julio


"El mar no recompensa a los que están demasiado ansiosos, demasiado codiciosos o demasiado impacientes".
(Anne Morrow)
2 de Agosto


"La felicidad no está en este lugar sino en este lugarno en otra hora, sino en esta hora
(Walt Whitman)
3 de agosto


"Acuérdate de esto siempre: para vivir felizmente basta con muy poco"
(Marco Aurelio)
7 de agosto


Las cigarras...
La luna decreciente
¡aún el cielo!



Levante


Disfrutar también del encanto de los días nublados
11 de agosto



Levante fresco.
Alguna ola llega
hasta los pies
11 de agosto


Patas arriba...
Por última vez canta
la cigarra
12 de agosto




Casi de noche
y aún cantan las cigarras
¡La luna nueva!




Baja la brisa
Tan alto como la luna
el árbol muerto
28 de agosto



Pronto empiezan las nubes hoy...
29 de agosto



Tormenta
29 de agosto



El mismo sitio
pero con otra luz
Fin de agosto
30 de agosto




Reloj de sol.
La palmera también
da la hora
31 de agosto



¡Esa luz...!
La gaviota también
 mira absorta
31 de agosto



¿meditan las gaviotas?
!
1 de septiembre



Mar de levante.
El ruido de las olas
domina todo

5 de septiembre




"No pido riquezas, ni esperanzas ni amor, ni un amigo que me comprenda. Todo lo que pido es el cielo sobre mi y un camino a mis pies"
(R.L.Stevenson)

6 de septiembre


Las bignonias
mecidas por la brisa.
Luz de septiembre

9 de septiembre



Se ha callado
la última cigarra...
¡Qué silencio!

9 de septiembre

   Se ha ido un verano raro. Desde hace muchísimos años no recordaba otro con esa carencia de turistas extranjeros. Para mí ha sido como volver a los años 60. No había atascos de tráfico, algo que no se recordaba ya. La naturaleza, era más naturaleza

   El encanto de la mesura en eso del turismo, desgraciadamente esconde la catástrofe económica que tenemos encima. La calma que precede a la tormenta. Una tormenta dura y larga...

   Soy muy pesimista con vistas al futuro inmediato. Creo que vamos a entrar en una dinámica muy desagradable y los políticos parece que tienen prisa en que las desgracias sigan adelante y los odios se liberen completamente. Una pena... Tal vez es lo que merecemos


 

lunes, 13 de julio de 2020

El cometa del confinamiento

  El 27 de Marzo  pasado, cuando empezaba el confinamiento, el telescopio espacial Neowise descubrió al cometa, cuando aún era un punto neblinoso dé magnitud 17. El 3 de julio paso por el perihelio, el punto más cercano al sol. Se ha ido separando de él día a día, de forma que se podía observar antes de la salida del sol, dejando ver su larga cola a simple vista.
  No es frecuente ver cometas de este tamaño, visible incluso desde núcleos urbanos tan iluminados actualmente.
  Por razones que desconozco, siempre me han atraído los cometas. Recuerdo leer en un libro de divulgación magnífico de Patrick Moore que me regalaron en los años sesenta la historia de Pons, ese humilde astrónomo del siglo XIX,que empezó trabajando de conserje del observatorio de Marsella y con el tiempo se convirtió en un reputado astrónomo y el más grande cazador de cometas, (descubrió 37). Se fabricaba sus propios instrumentos para este fin, concretamente un buscador de cometas de gran apertura y focal corta para poder inspeccionar amplios campos de estrellas disfrutando de una alta luminosidad, condiciones necesarias para tener éxito. Messier fue otro cazador cometario afamado, al que además le debemos su catálogo de objetos difusos del cielo, (galaxias, cúmulos de estrellas y nebulosas), que podían ser confundidos con cometas aún lejanos al sol. Ambos dos me parecían seres espéciales.
  El gran problema de este cometa, es que sus representaciones tenían lugar a partir de las cinco de la mañana, una hora en la que suelo tener la mayoría de mis circuitos apagados y en la que no se pueden hacer demasiado ruido bajo el riesgo de despertar a mi maestra zen. La astronomía es muchas veces una ciencia exigente que te hace salir de tu zona de confort...
   Pero el cometa no iba a volver hasta dentro de 6.000 años. Los más seguro es que para entonces yo esté convertido desde hace mucho tiempo en "mil vientos", incluso no me extrañaría, que al paso que vamos en destruir las condiciones que han permitido surgir a la humanidad como tal, no quede ni un humano para entonces que pueda disfrutar de su visión. ¡Había que verlo como fuese y fotografiarlo!
   Afortunadamente una vez levantado de la cama, (lo más dificil para mí), el cometa se localizaba fácilmente y solo había que disparar fotos con diferentes configuraciones para tenerlo guardado. Estoy convencido que en esos momentos los sentimiento de Pons y Messier, eran muy similares a los míos...
Vista panorámica del amanecer del 11 de julio. A la izquierda de la foto ( y de la torre) el cometa, a la derecha de la foto Venuas , que tiene turno de mañana también




Todos duermen.
una estrella con cola
en el cielo

jueves, 14 de mayo de 2020

SESENTA DIAS


   Hoy se cumplen sesenta días desde que empezó el estado de alerta.
A principios de marzo ni se me pasó por la cabeza la que se nos venía encima. Me temo, por lo que veo y escucho que mucha gente, no es consciente de en qué problema estamos metidos.
El virus  parece ser que ha infectado a un 5% de la población, lo que demuestra que el confinamiento ha sido efectivo, pero esa efectividad nos deja muy desprotegidos frente a posibles  exposiciones futuras al mismo, mientras no tengamos tratamientos efectivos o vacunas. Por lo poco que sé de estas cosas, (soy farmacéutico), no hay que esperar soluciones milagrosas inmediatas, por lo que posiblemente la única solución sea una reducción de posibilidades a la exposición. Desgraciadamente los virus sólo son visibles a través del microscopio electrónico, aparato cuyo uso  no es tan común como unas gafas. Esto hace que podemos estar revolcándonos literalmente en virus y no seamos consciente de ello hasta que no pase el periodo de incubación. Aparte de lo que a nivel personal pueda afectar, es muy posible que estemos contagiándolo durante este tiempo a las personas con las que nos relacionamos.
   Decía, creo que Amado Nervo, que la felicidad, (y la contaminación atmosférica) sólo son visibles desde fuera, a cierta distancia. Con este virus, pasa algo parecido, sólo lo vemos, (en sus efectos), después del periodo de incubación, cuando el mal ya está hecho.
   Entiendo que el personal está harto de estar encerrado. Entiendo -no me lo tienen que contar- el descalabro económico que supone esta encerrona, que no conviene olvidar, es bastante internacional. El gobierno tiene enorme presiones sociales económicas y políticas para reducir poco a poco este confinamiento. Hay que elegir dicen entre "salud o economía". No. No es una pregunta correcta. Salud y economía no son independientes, están demasiado interrelacionadas y cualquier elección conlleva la ruina de la otra y de ella misma a más largo plazo. Hay otra opción. Elegir a tope por economía y al que enferme de cierta gravedad ( a discutir en la casa de locos del parlamento), se le sacrifica, como a una mascota. En no mucho tiempo, toda la población es inmune y de paso nos quitamos a los viejecitos, ( sin dolor), de en medio. Esto supone un ahorro tremendo en pensiones para las arcas del estado y la economía se reactiva, gracias al tirón de los fabricantes de morfina, y los especialistas en pompas fúnebres... Sean valientes y los que optan por la economía, díganlo.
   Cuando leí los límites del crecimiento, un estudio encargado al MIT por el Club de Roma en 1972, me convencí de que esta civilización, ( o plaga), tenía sus días contados, pero que por poco, no me iba a pillar a mi. Error de exceso de optimismo. Me ha pillado. No esperaba que el derrumbe fuera a ser causado por una pandemia, en esta época de avances médicos, pero mira por donde, parece que es así.

Estos son los límites calculados en los años 70 del pasado siglo
Evolución de datos reales 
    El decrecimiento voluntario, esa teoría, aparentemente absurda, para evitar que la sociedad chocase contra las paredes de su entorno y se abriese la cabeza ya lo tenemos aquí y vamos a elegir la opción b, la de decrecimiento "no voluntario", la más desagradable.
   En este mundo hiperglobalizado absolutamente inter dependiente, este parón de la economía ha supuesto un descalabro de importantes sectores económicos, a nivel mundial, cuyas consecuencias no nos imaginamos aún, pero vamos, tómense algo que active su imaginación y piensen en lo peor. Se quedan cortos...
   Todavía la mayor parte del personal está en la fase de si son galgos o podencos, de si el gobierno tal, de si la oposición peor. Que si empieza ya la liga y de que cuando vamos a poder ir a los bares y a la playa... Todavía estamos en fase tecno-optimismo, ese de "seguro que ya tienen la vacuna o el tratamiento…" Mas dura será la caída.
   Puede ser que hoy no me haya tomado la pastilla de Optimicín Forte de 750mg pero esto lo veo muy mal. Hoy lo comentaba con unos compañeros. Estos sesenta días han sido y serán los mejores de mi vida, ( la vida que comenzó el 14 de marzo pasado)
   Ojalá me equivoque...

 

martes, 12 de mayo de 2020

Desencajonamiento.¡ A por la siguiente ola!

 
   Somo así... Se trata de estar en contra, de lo que sea, de todo. Con las medidas de  desescalado o  fin del confinamiento hemos pasado a la fase de denuncias por homicidio por las victimas de la pandemia. Hemos pasado  a perder el miedo al virus. Los mismos que en su momento reclamaban medidas urgentes de confinar a la población hoy exigen que esta se acabe cuanto antes, o por lo menos antes que en las otras comunidades. 
   El virus sigue haciendo su labor, infectando, matando...Pero los muertos ya se asumen con deportividad por la ciudadanía, como los de accidentes de tráfico. Ya no se miden en "accidentes de Airbus diario". La gran esperanza es poder "ir al bar". Lo demás es secundario.
   Se habla de que hay que elegir entre la economía o la salud, por esos mismos que están dispuestos a llamar asesinos  a los que han cargado con la responsabilidad de gestionar el tsunami de la pandemia. 
   Pero esto no ha acabado. Además de la pandemia del virus nos estamos enfrentado ya a una crisis económica que no ha hecho más que empezar y que me temo va a arrasar con esta sociedad que sólo desea volver a "la normalidad". Esta crisis, ¡como no! la tendremos que afrontar como buenos españoles, es decir enfrentados. Así sus efectos serán más profundos. Más largos.
   A parte de todo esto no hay que olvidar la epidemia de "palurdismo" de la oposición centrada, histriónicamente en derribar al gobierno "comunista y bolivariano" , en no desaprovechar esta ocasión de oro que se presenta. Cuanto más muertos mejor... Isabel Diaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, es su musa más inspirada, aunque no la única.
   Espero equivocarme, pero por algunos detalles que veo en la sociedad, es muy posible que haya un nuevo rebrote de la pandemia gracias a la actitud de pocos, pero suficientes cenutrios, que consideran el saltarse las normas un canto a la libertad. En Corea del Sur, China, Alemania, países, en principio más disciplinados que nosotros se han producido ya repuntes. Esperemos a ver que pasa a partir del 25 de mayo.
 "¡Cuanto peor mejor!" ¡A por ellos!

domingo, 3 de mayo de 2020

Septima semana de cuarentena. Soplar y sorber.



 El confinamiento parece que poco a poco toca a su fin. El gobierno emite unas normas de desescalada, (que para satisfacción de los que no lo tragan, cambia cada diez minutos), que pretenden la vuelta a la "normalidad", es decir al disparate anterior al coronavirus. Independientemente de las, al menos aparentes, estupideces de las normas, como era de esperar, ha contado con la crítica rabiosa de la Oposición. !Qué palabra ésta, Oposición...!¡ Lo dice todo! Su función es oponerse a lo que diga el gobierno. Como norma, luego las racionalizamos, pero de primeras, me opongo. No digo que no sea necesaria la crítica, hasta la oposición en bastantes casos, pero es que no es eso. Hay unos que mandan. No me gustan, además atentan contra mis intereses particulares, (convenientemente envueltos para regalo de las masas, en banderas y valores intangibles entrañables), pues hago todo lo posible para quitarlos de en medio. Vale todo. Mentir es fundamental. Al cabo de un tiempo lo consiguen, entonces la cosa sigue igual, pero el gobierno pasa a la oposición y viceversa. Las leyes que habían implantado unos son anuladas y los nuevos implantan las contrarias. Esta sin razón cuenta con el apoyo del respetable que, visceralmente, votan a unos y otros para fastidiar a los que no piensan como ellos. Los medios de desinformación, controlados por los poderes fácticos y financieros echas leña al fuego  para cabrear al rebaño. En fin...
   Antes de seguir, les propongo un experimento de física absurda. Tomen un recipiente, viertan agua en él. Tomen una pajita, llévensela a la boca por un extremo. El otro lo introducen en el agua. Chupen, verán que sube el agua por la pajita y beben. Ahora lo contrario, soplen. El aire baja hasta el liquido que se llena de burbujas. Ahora intenten hacer las dos cosas, pero a la vez....¿ Qué? Pues eso es más o menos el desescalonamiento. Aún hay nuevos casos de infección, sigue muriendo gente, mucha población no tiene anticuerpos y hay riesgo de que al aumentar los contactos haya un repunte de la pandemia, más muertos. Si eso pasa, la culpa será de este gobierno bolivariano, "asesino de españoles". Por otra parte, si no se va dulcificando el confinamiento, la economía va a seguir en caída libre, (se estima un descenso del PIB del ¡ 30%!). Si no se vuelve cuanto antes a la normalidad, la culpa del descalabro económico  será del gobierno comunista bolivariano. O sea, que el gobierno caerá sí o sí en  unos meses, por malos y bolivarianos. ¿La oposición propone alternativas razonadas? ¡Nooo!. ¿Para ayudarlos y que se vayan de rositas? Las mismas medidas o similares si las tuviesen que tomar la ahora oposición, serían defendidas, razonadas y apoyadas. En fin, "cuanto más corras, más te duela y si te paras revientes". Cuanto peor mejor.
   En redes sociales, grupos de whats app, la guerra civil está declarada mediante insultos, impropios de gente que ha ido a colegios de pago, bulos que no se sostienen, pero que animan al rebaño, banderitas, himnos...etc. Uno, en su incorregible estupidez, piensa que en el patriotismo se debería demostrar mediante la solidaridad, evitando crear estados de ánimo exaltados, no desinformando,   proponiendo medidas y correcciones... en fin no poniendo zancadillas. Y eso no implica tragar y someterse o no criticar lo que esté mal. Criticar, como alguien cercano, al que se quiere corregir de un error por su bien y el nuestro no despellejar.
   Palpo en el ambiente que me rodea un ambiente guerra civilista  verbal. Hay mucho odio. De momento se queda a nivel verbal, pero cuando llegue en toda su intensidad la segunda ola del tsunami, la de la crisis y nos pille empobrecidos, no me extrañaría que se pase a la violencia. En este país tenemos larga experiencia y somos buenos en esto...
   En otros ambientes lo que impera es un estado , para mí, de ingenuidad. Durante la cuarentena hemos sobrevivido sin cantidad de cosas o actividades que considerábamos irrenunciables. La naturaleza se ha recuperado en gran medida, nos hemos vuelto, según parece más solidarios, menos individualistas. Se cree que el "palo" ha sido suficiente para que una vez que acabe esto, salgamos transformados... Perdonen, pero viendo lo que veo y las ilusiones del personal para una vez que acabe esto, no apuntan a ninguna transformación. Creo que será parecido a una estampida (si las economías particulares se lo pueden permitir)
   Tenemos que entender, que el medio ambiente no se salva por reciclar los innecesarios envases de platico o  cristal. No se salva por no coger el coche para comprar el periódico en las esquina, o moderar la climatización excesiva de locales cerrados. Si queremos de verdad protegerlo, hay que renunciar a muchos placeres -lícitos- que ahora, (antes), disfrutamos. Es otro modo de vida, menos espectacular y regalado. Lo que pasa es que ese decrecimiento voluntario, choca frontalmente con nuestro natural egoísmo, con la publicidad que como la zanahoria y el burro nos lleva a correr del último modelo de coche, del nuevo móvil o a comprar ropa como si fuera papel higiénico al comienzo de una cuarentena. Todas estas cosas son producidas o generadas por personas que gracias a ello tienen un puesto de trabajo en empresas que tienen como fin, PRIORITARIO,  maximizar  beneficios  o rentabilidad. Cualquier decrecimiento  choca frontalmente con la economía, tal como funciona.
   Si una opción determinada choca contra nuestros ingresos o el nivel de vida que disfrutamos, será rechazada por sistema, luego se la racionaliza, diciendo que "lo que yo pretendo al comprarme el Mercedes es dar trabajo a los obreros e ingenieros que los construyen en Alemania" y nos quedamos tan panchos.
  Si bien el decrecimiento voluntario es, para mi, impensable hoy por hoy, el decrecimiento por narices, el desagradable, no es que sea la solución es que teniendo en cuenta el crecimiento de la población y del consumo de una parte de ésta frente a las limitadas materias primas y energéticas en que se basa nuestra sociedad, así como la capacidad de regeneración de los ecosistemas es a lo que estamos abocados. Y será muy, muy desagradable, en serio.
   Nos movemos dentro del planteamiento de que una cosa es el medio ambiente y otra somos nosotros y¡ no! ¡El medio ambiente también somos nosotros!. ¿A nivel del hogar gastamos más de lo que nos podemos permitir o tiramos la basura en nuestras habitaciones? Prueben y vean.
   Tampoco es de descartar  en el futuro el riesgo de pandemias semejantes a la actual, en mi opinión, debidas a la presión que sufre la fauna salvaje por nuestra depredación incontrolada.
   En fin, como ven hoy no he tomado mi dosis de "Optimicina Forte"
   Pero a pesar de todo la primavera sigue su curso. Los ciclos naturales "van a su bola" más o menos alterada por esa plagamos nosotros. Esta primavera, gracias a las lluvia de abril ésta, la que hemos pasado encerrados, es espectacular, como puedo ver con cierta lejanía.





 La luna, fiel a sus compromiso acude a su cita en la fase que le corresponde. Como reza la triste canción que habla de traiciones, "el cielo es limpio... Pon arriba tus ojos, siempre arriba.