Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

lunes, 30 de junio de 2014

Nadie en el dojo


Nadie en el dojo.
Gassho ante los budas
y los patriarcas

10 comentarios:

  1. Pasé varios años acudiendo al dojo, un lugar lleno de magnetismo donde mis rodillas sufrían lo indecible para lo que había buenos golpes de kiosaku. Mi mente estaba inquieta, raramente logré serenarme. Algún día retornaré al zazén. Lo que más me alejó fue darme cuenta de que no compartía demasiado con los monjes. Más bien nada. Había vanidad y ansias de poder. No es fácil encontrar un buen godo. Mi encuentro con el zen hace más de veinte años fue a partir de un libro de Taizen Deisemaru que di a alguien y que no recuperé. El sabor del zen... El zen no tiene sabor ni hace sabio a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que la mente inquieta durante zazen posiblemente era que durante zazen eras consciente de la agitación mental que nos pasa desapercibida mientras pasamos por la vida en modo "piloto automático"
      Realmente el zen no serena, de hecho no sirve para nada o como diría Kodo Sawaki -maestro de Deshimaru es "el zen es la mayor patraña de todos los tiempos"

      Eliminar
  2. Hermoso nadie,
    gassho
    y flitz verano.

    ant.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. _/I\_
      Feliz verano tb para ti Antonio
      Un abrazo
      j

      Eliminar
  3. Hermoso Unsui, me recuerda a un haiku que escribí en Makoto que empezaba así: Nadie en el templo.
    Gassho a los Budhas, Bodhisatvas celestiales y terrenales

    Un abrazo _/\_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya pasó otra vez que coincidimos en el mismo día con haikus muy parecidos
      Bss
      j

      Eliminar