Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

martes, 14 de junio de 2011

La goleta Josephine


Velas al viento
El chirriar de la jarcia
Y el mar ¡tan azul!


   Yo creo que los barcos no son sólo unos aparatos náuticos para desplazarse por el mar con más o menos velocidad. Para mi que tienen vida propia. algo así como alma o carácter.
   Generalmente son sus dueños, los que les infunden este "carácter", que suele ser muy parecido al de ellos.
   Cuando los barcos no son de serie, sino que son diseñados por una persona, pensando y repensando cómo hacerlo más marinero, más rápido o más confortable, cuando en ellos se realizan largas travesías, cuando se convierten en tu hogar, un tanto movidillo, el carácter del armador, del patrón o del restaurador pasa casi por completo al barco. Armador y barco ya son "no dos" y malamente viven el uno sin el otro.
   Esto es lo que le pasa a la goleta Josephine, un precioso y  único barco que después de una vida plena de singladuras, languidecía en tierra, en la isla de Ibiza, como resignada a pasar estos últimos años en una especie de residencia de "barcos ancianos" esperando como mucho su desguace. Su armador, ya mayor, la conservaba en tierra,como una princesa encantada a la que se le estaba "pasando el arroz", esperando que llegase un  príncipe que rompiese el maleficio.
   Malos años estos de crisis para revivir a una princesa como ésta, pero lo improbable ocurrió y mi amigo José Manuel se enamoró perdidamente de ella. Supo imaginarla otra vez navegando, abriendo sus alas, como había hecho tantos años.
   Invirtiendo tiempo, dinero y sobre todo ese motor con turbo- ilusión, mucha ilusión- el sueño se convirtió en realidad.
   Ahora navegan juntos por las aguas de Las Pitiusas, siendo la envidia -sana- de los que los ven navegar tan amartelados, haciendo feliz a la gente que pasean en ella.
   Entre en su página web y  conozcan toda su historia y, háganme caso, si van a Ibiza, no pierdan la oportunidad de navegar en ella. Nunca se les olvidará la experiencia de navegar en una goleta clásica como Josephine

5 comentarios:

  1. Qué bello haiku !!!
    Mi enhorabuena. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Cuando veo un mercante,un pesquero,un velero o un humilde bote abandonado siento un retorcijón en el estómago. Curiosamente no me ocurre lo mismo cuando se trata de un yate. Será porque estos no me transmiten nada. ¡No tienen carácter!
    Gracias "J"

    ResponderEliminar
  3. Es que los yates son para "llegar"( y sacar barriga) y los barcos con carácter son para "ir", no se si me explico...

    ResponderEliminar
  4. Perfecta aclaración "J". Un abrazo

    ResponderEliminar