Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

lunes, 27 de diciembre de 2021

El sol en Capricornio

 


    


El sol, para quien no se fije en estas cosas, va recorriendo el cielo durante el año, pasando por todas la constelaciones del zodiaco. En estos días se encuentra en Capricornio. Cuando el sol se encontraba en esta posición aparente de la esfera celeste en tiempos del imperio romano se celebraban las "Saturnalia" una semana de fiestas que venían a servir de desfogue para el pueblo. Yo no llegué a conocerlas, pero por lo que se dice, las calles se iluminaban como símbolo de la vuelta de la luz, por el renacimiento del "Sol Invicto" que empezaba de nuevo a ganar en altura en el cielo y a alargar los días. Los ciudadanos se hacían regalos, los esclavos (supongo que no todos,) podían comportarse como libertos y se comía y bebía abundantemente. Parece ser que los placeres de la comida no eran los únicos que se se disfrutaban libremente ...

   El cristianismo, astutamente, parece ser que no prohibió la fiesta tan arraigada, sino que más bien cambio al dios Saturno por el suyo propio manteniendo el carácter festivo y luminoso, aunque supongo que los placeres de la carne que tanto nos gustan no los debió de fomentar, (al menos públicamente).. Como podemos ver en nuestros días la "operación" fue un éxito

   Ahora nos dicen que celebramos una suerte de renacimiento, (en nuestras vidas), de Jesucristo, el hijo único de Dios, que fue engendrado en una condiciones bastante anómalas, por decirlo suavemente y que nació,  según los textos oficiales, rodeado de pobreza, de una familia humilde, en un pesebre. En aquellos tiempos la gente común no debía de nacer en ambientes mucho mejores; Dios , de todas maneras, podía haber elegido un local incomparablemente mejor para nacer en la Tierra, pero, según me contaron en mi niñez, eligió la opción más mísera para dar ejemplo a sus posteriores fieles. "Si dios nace así, pobre, tu no querrás ser más que él" y de esta forma se proclamaba la sencillez, la frugalidad, la humildad, como aspectos esenciales de la vida cristiana, (en aquellos tiempos no se había inventado aún  el comunismo). 

   Sin embargo cuando una estudia el comportamiento de los fieles cristianos (y no fieles), sobre todo en eso que llamamos "países del primer mundo" la sensación es que el cristianismo ha sacrificado "la esencia por la existencia" . Estas fiestas "cristianas" se viven, (con loables y escasas excepciones), con un refinado espíritu de las  Saturnalia originales. Con la excusa de la reunión de las familias, el amor al prójimo, (que me cae bien), la exaltación de la amistad, nos ponemos ciegos a comer y beber como si no hubiese un mañana, tanto en familia, entre amigos y en las típicas comidas de empresa. El pecado de la gula, que en el cristianismo, tanto a nivel de las ovejas como de los pastores, se practica cotidianamente, alcanza su mayor expresión en estas "entrañables fiestas". Es lo malo que tienen los símbolos y tradiciones, que a fuerza de resaltarlos, acaban  teniendo vida propia, anulando a lo que intentaban representar, o incluso representado más bien la anti virtud que los generó. Lo accesorio y simbólico, como pasa tantas veces, se considera fundamental

   En la cuidad donde vivo, mientras gobernó el Partido Popular se plantaba en la principal plaza una magnífica conífera de estructura metálica, que por las noche era todo un espectáculo de luz y color que reunía a los ciudadanos admirados. La Navidad, es además de comer y beber luz. Mucha luz, (artificial), como símbolo de la "Luz del Mundo" que es Jesucristo. Pero este año ¡Ay! el ayuntamiento es socialista y por razones que desconozco no ha plantado el famoso árbol. ¡Una maldad inadmisible! Las buenas gentes de orden que antes "adoraban" la conífera luminosa no paran de quejarse e insultar al nuevo alcalde que "ha acabado con el espíritu navideño". No se quejan de la desigualdad de la pobreza infantil, del elevado precio de la luz, de la pobreza energética de la violencia, de la insolidaridad galopante que practicamos... No. El problema es el árbol, que este año no está y eso, parece ser, deprime a sus retoños. No son unas saturnales como dios manda sin el árbol de luz.

   Pero su falta, no se preocupe nadie, no va evitar que sigamos consumiendo como si no hubiese un mañana, regalándonos cosas inútiles, (cuando a lo mejor se agradecería más que nos diésemos nosotros mismos). Se trata de que la economía "se mueva", nos dicen para pegar un segundo apretón, después de la orgía consumista del "Black Friday" y nosotros nos lanzamos obedientes de cabeza a los centros comerciales grandes almacenes y comercios, encantados de poder satisfacer esa sed insaciable de inmediatez y novedad, con la excusa de estar realizando un acto patriótico, una labor social... 

   Realmente el consumismo ha ocupado el papel de la religión. Es la nueva religión global con un único mandamiento: "Compra, consume, no te cortes". Cuando se te pase el efecto de esta nueva "comunión" "Vuelve a comprar". A nuestro retoños, desde su más tierna infancia los introducimos en "estos misterios". Hemos institucionalizado fiestas para esto. Les compramos  no uno, sino varios juguetes, muchos juguetes . Los padres y los abuelos, si quedan, se reúnen fervorosamente ante la puerta cerrada del salón donde aguardan los paquetes para ver cómo los niños "comulgan", y se lanzan a la vorágine abriendo los paquetes, viendo sus caras de éxtasis ante las maravillas que les han traído los Reyes o papá Noel, ( o los dos), pero más que un juguete, se trata de que vayan abriendo más y más paquetes...

   Es el acto iniciático de los niños a la Sociedad de Consumo, esa nueva hermandad en la que se van a mover durante su vida y que va a dirigir sus pasos, como bien sabe el que esto escribe...

   ¡Qué mal lo vamosa pasar cuando este desaforado e insaciable consumismo, que está acabando con los recursos y el medio ambiente del planeta ya no sea posible y empiecen a llegar las facturas pendientes de pago, se vaya convirtiendo en "Con Su Mismo", (con su mismo coche, con su mismo pantalón, con su mismo juguete, con su mismo ordenador... y esto si hay suerte) 

7 comentarios:

  1. La costumbres, esa asignatura que daría para hacer dos tesis doctorales.

    Un abrazo, y felices fiestas, sean como sean.

    ResponderEliminar
  2. Sí, esto se está poniendo más interesante por momentos. Felices fiestas, Julio.

    ResponderEliminar
  3. Pues eso parece. No sé. A lo mejor es que estoy obsesionado...
    Feliz año y un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  4. Además coincide con el centro de la galaxia que, ohhh pavor, viene a ser un agujerok negro alrededor del cual está gira. Y encima muchos mamíferos y demás especies nacieron en ese momento.

    ResponderEliminar
  5. Es que la influencia de los satélites cercanos seguro que existe. Hemos cambiado algunos rituales por otros, basados en una idea similar, pero al final, lo que importa, es que el ser humano es libre.

    Muy buen apunte. Un abrazo, y feliz salida de año

    ResponderEliminar