Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

martes, 10 de agosto de 2021

Yo no he sido

 



 He visto una foto que me ha impactado. Es de una terraza de restaurante donde la gente cena tranquilamente. Detrás se ven unos veleros atracados en un puerto deportivo. Algo más lejos un incendio forestal quema un monte.

Me ha llamado la atención la desconexión de los comensales con el destrozo que se está produciendo a corta distancia. "No es mi problema", titularía esta foto, tal vez trucada

En nuestras sofisticadas sociedades todos tenemos un puesto. Sin duda los comensales, han sido eficientes en el suyo. Están disfrutando de su merecido descanso. El fuego no es su responsabilidad. No lo han prendido ellos. Tampoco son bomberos. Son turistas . Del fuego que se ocupen los bomberos, las autoridades,(!para eso pago mis impuestos!).

La foto es la imagen real de nuestra actitud ante la situación galopante del calentamiento global y de sus funestas consecuencias. No es mi problema. Yo no he sido y desde luego "directamente" no lo hemos provocado nosotros. Somos buena gente que madruga, trabaja duro, cuida de su familia y cuándo puede disfruta de la vida. Eso es lo correcto. Creamos riqueza, puestos de trabajo, educamos y mantenemos a nuestros hijos para que en el futuro triunfen en la vida, a ver si pueden ser Ceo's, asesores, promotores... 

¿¡Encima tengo que apagar un incendio!?

No somos pirómanos, pero si bien directamente no lo somos, es verdad, el modo de vida de nuestra sociedad, que más o menos voluntariamente es el nuestro, ayuda a crear las circunstancias para que se produzca un calentamiento global, que genera olas de calor, sequedad, que favorecen la producción de incendios forestales imposibles de apagar, hasta que llueva. 

Debe ser que nuestro cerebro es incapaz de ver las consecuencias que generan nuestros actos si éstas no se manifiestan directamente

Por eso pensamos "yo no he sido..."

viernes, 9 de julio de 2021

¡LBERTAD!

 



La última del gobierno bolchevique en el poder es que quieren que no comamos carne!

Su intervencionismo raya lo inaudito y supone un ataque directo no sólo a   nuestra libertad sino al PiB y ponen riesgo innumerables puestos de trabajo y negocios totalmente legales.

Desde hace años nuestra libertad sufre numerosos ataques sin que hagamos nada.

- Nos persiguen si fumamos en base a unos estudios que no están justificados. Yo he fumado libremente y no tengo cáncer.

-Se prohíbe el anuncio de bebidas alcohólicas, vaya UD a saber por qué, con lo sano que es el vino para el corazón y los licores "digestivos"

- Nos multan si las fuerzas que utilizan para la represión de la libertad encuentran trazas de alcohol en nuestra sangre cuando conducimos.

-NOS OBLIGAN A ATARNOS AL COCHE! Con un cinturón que nos oprime. ¿Quienes son ellos para decirme cómo tengo que ir en MI coche?

- Me ponen limites a la velocidad, con el único fin de recaudar. Me obligan a seguir un obsoleto y dictatorial código, (¡que no hemos votado!). de la circulación vendiéndonos la moto de que es por mi seguridad Todos nos hemos saltado esas absurdas normas y aquí estamos!!

-NOS encerraron en casa, nos taparon la boca con el pretexto de un virus que nadie ha visto porque quieren SOMETERNOS Y CALLARNOS!

-NOS vigilan lo que ganamos y nos hacen pagar unos disparatados impuestos para gastárselo ellos en juergas y coches oficiales

- Nos obligan a vacunar nos porque así nos introducen "chis" con los que quieren controlar nuestro comportamiento

¿¿¿Hasta cuándo vamos a tolerar tanta opresión???

 ¡¡!AZNAR VUELVE PRONTO Y SÁLVANOS DE ESTA DICTADURA!!!

lunes, 26 de abril de 2021

yo, me, mi...

 


  Esta situación de mayor o menor confinamiento pandémico favorece,( al menos en mi caso), la introspección. De la misma forma que uno tiene más tiempo para encontrar, viejas fotos, cartas... etc. afloran archivos mentales de acontecimientos, de decisiones que se tomaron en su momento, de experiencias... eso sí afloran con "comentarios". La perspectiva del tiempo, de la experiencia hace que se vean muchos aspectos que en su momento ni se imaginaban.

   Me llama  la atención las motivaciones, o tal vez deba decir "la motivación" que había detrás de ellos. La nueva revisión de los viejos archivos de mi vida me hace ver que la verdadera motivación de todo era absolutamente egoísta. Buscaba algo placentero agradable, menos complicado... Incluso en esas decisiones, en las que en su momento la motivación parecía desinteresada o incluso espiritual, realmente tenía un fin también egoísta, tal vez más presentable, pero egoísta. Un beneficio, no inmediato, pero que a la larga, suponía para mí una situación de ventaja. Por ejemplo, ceder de mis derechos frente a los demás, me permitía aparecer como víctima, que es un papel a veces deseado y que de paso me libraba de responsabilidades. Optar por decisiones espirituales frente a materialistas, en el fondo me hacía buscar una consolación  que o bien no encontraba en lo material y de paso me daba una aureola de santidad, ( aparente, claro), o de resistencia, por encima de la de los demás, que más prosaicos optaban por lo de siempre o más fácil. Es como preparar unas oposiciones de prestigio. Un sacrificio a corto plazo permite acceder a un puesto socialmente respetado y económicamente muy bien remunerado, (suele ser lo mismo). El pobre opositor puede parecer absurdo cuando renuncia a los placeres de la juventud, temporalmente, pero cuando aprueba y más si es con un buen número es él que se ríe de los mediocres. Pero en el fondo sus sacrificios tenían también un fin egoísta.

   Otra cosa que me llama la atención son los conceptos  de yo, mi o mío. Estas palabritas puestas delante de algo multiplican infinitamente las cosas:

"Antonio tiene un cáncer",  no es lo mismo ¡dónde va a parar! que "yo tengo un cáncer..."

"Le tuvieron que cortar la pierna" no es lo mismo que "me tuvieron que cortar la pierna"

"Han pinchado las ruedas de los coches" no es lo mismo que "han pinchado las ruedas de mi coche"

   Es lógico y en cierto modo sano que las desgracias que ocurren a nuestro alrededor más o menos cerca, no nos afecten tanto como lo que nos pasa a nosotros. Sufriríamos enormemente sin a veces posibilidades de actuar para corregirlo. Supongo que el sistema operativo tiene su lógica y es bueno que como dicen en Murcia de una forma no muy elegante, pero muy explicativa, "cada perrico se lame su pijico". En general tenemos poco control para solucionar muchas cosas que nos pasan, como para preocuparse de los demás

  Los demás también son afectados por las palabricas en cuestión. No son lo mismo los hijos de los demás que mis hijos. Cuando los nietos de los demás son animalitos salvajes que no hay quien los aguante lo decimos a los cuatro vientos. Si ese comportamiento es de nuestros nietos lo explicamos con expresiones como 

- "Tiene un carácter muy fuerte"

-"están ya cansados"

   El problema es que estos planteamientos generalmente tienden a hacerse cada vez más grandes y nos desentendemos de los demás de forma cada vez más radical. Nos importan un pimiento y nos hacemos bastante insolidarios, sobre todo si la solución pasa por ceder algo en nuestros derechos, en nuestros privilegios.

   Nuestro comportamiento diario, nos guste o no, tiene implicaciones bastante más lejos de nuestro entorno inmediato. Un ejemplo en mi caso. Soy consciente del problema que se crea  con la super abundancia del plástico, sobre todo el desechable, en la forma de bolsas del super, botellas de agua, envases de embutidos, quesos, frutos secos... Puedo tomar decisiones de compra que minimicen bastante "mi aportación" a este problema, pero... es más incómodo

   Es el problema de las disonancias cognitivas. Hago algo que va en contra de mis principios, (por que me viene más cómodo, me da más placer...etc. que seguirlos) y esa incoherencia me produce un estado de ansiedad que de alguna forma, tengo que eliminar.

   Hay dos opciones:

-Eliminación cuesta arriba: Me tomo la molestia de llevar yo mismo las bolsas, (reciclables), no compro agua o bebidas que no salgan por el grifo, procuro evitar comprar productos extraenvasados... etc.

-Eliminación cuesta abajo:  Razono, "realmente porque yo tenga cuidado no va a mejorar el medio ambiente"; "estos envases protegen mejor los productos"; " son más higiénicos"; " todo el mundo lo hace" y la que más me gusta,  "¿te imaginas la cantidad de gente que trabaja en estas empresas y que si todos actuamos como tú mandaríamos al paro?". Un sin fin de explicaciones en los que nuestra imagen sale realzada y nos permite seguir practicando la forma de conducta de forma elegante y justificada ante mi mismo y los demás y que además nos apetece.

   Hay una tercera posibilidad: No soy consciente, de una forma deliberada y activa de los problemas que nuestros actos cotidianos pueden generar a nuestro alrededor y de esa forma no se crea la disonancia cognitiva y no tengo necesidad de resolverla. 

   El gran problema empieza cuando uno se hace consciente de sus actos. Los niños son muy poco conscientes y actúan como ellos creen que les viene mejor de forma natural. Con el tiempo les vamos haciendo conscientes, (no más que nosotros), de que sus actos modifican su alrededor y tienen consecuencias y eso hace que vayan teniendo más cuidado en lo que hacen y sobre todo en cómo racionalizan sus caprichos como hacemos los adultos

   Como tarea me voy a poner: 

"conocer la verdadera motivación de mis actos antes de realizarlos"  (¡ a ver si me acuerdo...!

martes, 30 de marzo de 2021

La estrategia de las cinco " A"

 



   Mas de un año... Llevamos más de un año con un cambio de vida bastante importante. Diferentes oleadas del virus se van sucediendo cada vez que las diferentes autoridades centrales, autonómicas y municipales deciden  aflojar los diferentes grados de confinamiento, abrir los bares y restaurantes y favorecer una mayor relación social. No aprendemos. A las dos o tres  semanas  de abrir la mano los nuevos casos empiezan a repuntar, los hospitales se empiezan a llenar y las UCIs a saturar. Aparte de las lógicas muertes directas, hay otros problemas. Las intervenciones quirúrgicas se suspenden, (salvo las urgentes), los tratamientos a pacientes crónicos se retrasan... En otro orden de cosas, la economía se hunde, se hunde tanto que no somos capaces ni de imaginarlo, entre otras cosas por que se tira de deuda, (que habrá que pagar), porque muchos trabajadores se mantienen en "ERTEs" y muchas familias no pueden ser desahuciadas de su casa por el "Estado de Alarma" que lo impide. Pero no se ve un fin próximo. Creímos, tontos de nosotros, que las vacunas iban a solucionar rápidamente el problema... Sin embargo a pesar de la emergencia las leyes del mercado han impuesto sus normas y en vez de liberar las patentes su distribución se ha convertido en un negocio de pillos. No llegan con la suficiente cadencia. 

   Por si faltara algo en este país tan polarizado y tan cainita, la pandemia en vez de haber servido para zanjar las diferencias, aunque sea temporalmente, se ha convertido en herramienta política, (lo último que debía haber pasado), en una oportunidad de oro para criticar cualquier medida de control, (inevitablemente impopular) y hacer oposición  de la forma más impresentable posible, ya que todo lo que  vaya mal, "nos viene bien para tomar el poder". Las 17 comunidades autónomas, diecisiete pequeños egoísmos tampoco favorecen una postura común y efectiva... El virus ha encontrado inesperados aliados en la política y en la estupidez que favorecen su proliferación.

   Personalmente empiezo a notar que mi ánimo flaquea. No veo la salida a la pandemia y me cuesta soportar esta actitud de enfrentamientos, bulos y odios que la pandemia ha exacerbado.

   No puedo hacer gran cosa para evitarlo. Mi influencia tiende a cero, incluso, (o sobre todo,) entre mis círculos más próximos. Me conformo  con no añadir más odio al odio, más algarabía a la algarabía.

   A nivel interno estoy intentando aplicar la "Estrategia de las cinco A" con ánimo de proteger mi estado de ánimo a  consecuencia de mi entorno. Poco más puedo hacer y aún así no es fácil. En cualquier caso les comento por si les viene bien

  • ATENCIÓN: Tratar de estar presente, en el aquí y ahora. Procurar que no se me escapen pensamientos y emociones negativas sin identificar. Si se escapan provocan un tremendo desasosiego en la mente, que una vez alterada es difícil de calmar. En cuanto surgen, procuro identificarlos y esa identificación, (y análisis), les quita bastante poder. Los hace más  manejables. En concreto me centro en los sentimientos de aversión odio, indignación... Surgen continuamente, más si se ven los noticieros... No obstante veo algunos noticieros, de  los que pertenecen a grupo que no piensan como yo. La exposición permanente parece que me empieza a dar cierta inmunidad.
  • ACEPTACIÓN: De nada vale enfadarse, indignarse, criticar, juzgar, insultar, ante la estupidez, ante la situación. No tengo control sobre lo que pasa, sobre lo que dicen... (¡no la tengo sobre los pensamientos que surgen en mi cabeza....!). Lo que sucede, sucede, es la forma en cómo reaccionemos lo que hace la diferencia. En vez de indignación hay que ver qué puedo hacer ante eso que está ahí , cómo puedo manejarlo. Desde luego la solución no es perder los estribos ni  deprimirse. Siempre hay opciones, incluso, ¡la de no reaccionar con indignación o ira es ya una magnífica opción...!
  • ALQUIMIA, entendida como la ciencia de transformar lo negativo, (plomo), en positivo, (oro). Lo que ocurre, por muy negativo que lo considere, siempre es susceptible de aprovechamiento. Estas cosas que ocurren pueden ser medios para desarrollar la paciencia, una virtud muy necesaria, en estos tiempos. Para desarrollar la comprensión de las otras personas que han hecho alguna declaración insostenible, que han mentido, que me han mandado un bulo, que pierden los nervios, que me caen tan mal... Es una ocasión de oro para ver que tantas situaciones negativas que uno puede imaginar, la mayoría de las veces se quedan en eso, en imaginaciones. Es una ocasión para entender al otro y ver que su carácter, tan molesto para mi, no es tan diferente del mío... Es una ocasión para la practicar la solidaridad... Se puede aprender mucho y eso ya empieza a ser un metal noble...
  • AGRADECIMIENTO: Las cosas pasan sin preguntar y si las situaciones las vemos como negativas es porque las vemos con una carga importante de subjetividad. La opción contraria al enfado, es el agradecimiento. Si gracias a esta situación puedo mejorar como persona, a desarrollar la paciencia, la comprensión, a conocerme mejor,¡ pues hay que agradecerlo! Pero es que además, viendo los desmanes que la epidemia y sus consecuencias sanitarias sociales, económicas, está generando, a veces muy cerca de m,í sin que de momento no esté muy afectado (comparativamente), también hay que agradecerlo. Tengo salud, mi familia también; trabajo, casa, no falta comida... en fin que sólo puedo estar agradecido. Obviamente me gustaría llevar una vida con menos limitaciones, pero comparando lo que veo a mis alrededores, sólo puedo estar agradecido. Muy agradecido. No tener dolores, poder orinar por las mañanas, tomarme una naranja, poder andar, no ser dependiente, escuchar los mirlos cantar al amanecer y ver como el campo se va llenando de flores con la primavera... ¡hay tantas cosas para estar agradecido!
  • ATARAXIA: Debe ser la consecuencia de todo lo anterior. Tranquilidad de ánimo, sin ser afectado por las emociones,( es un decir...), sobre todo las negativas. Ser paz, dentro de mí para irradiarla a los alrededores. Más que una meta de fácil acceso, es una aspiración que cuesta alcanzar si se la persigue, pero que se deja ver de tanto en tanto si uno se centra en todas la "A" anteriores  

sábado, 27 de febrero de 2021

¿Qué decir?...


Medio día.

Ante la flor de pruno

¿qué decir?

El silencio es la única opción ante una flor que se abre, no sólo por su belleza, también por la belleza que entraña el proceso que ha hecho que se abra y en unos pocos días desaparezca como flor.

¡Cuánto  que aprender...!





 

miércoles, 24 de febrero de 2021

El último sol...


    Caminar solo. A veces necesito materializar esa "soledad acompañada" que siento, estando "físicamente sólo". La soledad "física" no corroe, al contrario. Andar por el campo, por caminos donde no pase mucha gente, (¡difíciles de encontrar ahora...!). Encontrarme con algún conejo que cruza asustado o escuchar el "morse" de las tórtolas: raya, raya, punto. Es un silencio un tanto asilvestrado pero libre de ese lenguaje insultante, provocador que vemos en los noticieros  y que luego reproducimos nosotros en familia, con los conocidos, (casi no tengo lo que considero amigos ya...), cada vez que hablamos de política, porque, todo ya es política...

   La naturaleza, ajena a este ambiente enrarecido, continua perseverantemente sus ciclos y los frutales empiezan a florecer. ¿Hay algo más prometedor que un frutal en flor? Y sigo preguntando ¿  hay algo más maravilloso que  este proceso? Cada vez que me encuentro frente a un almendro no puedo evitar pararme pasmado ante la delicadeza de sus flores y sus hojas incipientes. Creo que el hecho de estar solo me hace disfrutar más del espectáculo. Me cuesta encontrar a alguien con quien compartir no ya el espectáculo, que es público, si no la emoción que me genera. Entonces, mejor solo, pienso.

   La tarde de febrero va terminando. La luz del sol poniente se abre paso entre dos nubes, como un último esfuerzo de éste para mejorar más aún a la flor más alta de un almendro, que queda iluminada en solitario.

Vuelta casa.
En la flor del almendro
 el último sol.

   Al mirar a poniente, aún me da tiempo a ver, entre las nubes del horizonte, ese sol rojizo que ha generado un haiku. La estela de un reactor me llama la atención. Antes se veían muchas. Con la pandemia son un espectáculo muy raro. Para que algo se convierta en espectáculo, parece ser que tiene que ser raro... No es precisamente agua de rosas de lo que están hechas, pero dibujan unas líneas más o menos anchas, más o menos difusas que parecen fijas, pero que, como todo, se van transformando y perdiendo su identidad. Me producen nostalgia, nostalgia de tantas cosas...


 Tarde de invierno.

La estela de un avión 

que se deshace...

   Apresuro el paso antes de que oscurezca del todo, con las pilas algo más cargadas y agradecido por estos espectáculos gratuitos


   

sábado, 13 de febrero de 2021

jueves, 28 de enero de 2021

¿Cómo soy de rico?

 



  Vivimos tiempos difíciles. Cuando todo parecía ir razonablemente  bien, ( aunque entonces nos quejábamos de todo), aparece un virus, que al principio nos tomamos a chirigota, pero que ha conseguido poner patas arriba lo que llamamos civilización. Protestamos impotentes de las limitaciones a nuestra libertad que nos imponen los diferentes gobiernos y autoridades y de alguna forma intentamos buscar coartadas para saltárnoslas, porque el virus es tan pequeño que no se ve. De hecho mucha gente duda de su existencia y lo achacan a una conspiración de los "poderes en la sombra", (que lógicamente tampoco se ven, lo que excita la imaginación), para dominarnos y controlarnos. A mi me gustaría que el virus fuera como un pajarraco grande, depredador, que picotea al que pilla por la calle. Si una bandada de está aves de presa nos sobrevolase, estoy convencido que ningún gobierno tendría que dictar normas para reducir la movilidad,,,
   Disfrutamos la "Sociedad de los Derechos Irrenunciables" y no aceptamos que bajo ninguna razón se nos limiten. Las "obligaciones" ni están ni se las espera. 
   Esta catástrofe que se nos viene encima, (¡y lo que queda!), nos supera y los de siempre la utilizan para sembrar la mayor cizaña posible y el mayor enfrentamiento entre los diferentes egoísmos tribales, (partidos, Autonomías, niveles sociales....) 
   Nos sentimos muy desgraciados y nos enrabietamos, contra todo. 
   Tenemos motivos. Pero esta permanente queja no soluciona mucho nuestros problemas.
 Hay más datos:
- 25.000 personas mueren de hambre al día (de ellos 8.500 niños) Bueno, esto de momento no pasa aquí, pero si en la misma nave espacial redonda en que viajamos.
- Al año el paludismo mata más de 400.000 personas, pero claro en África o países "cutres"
- Dos millones de personas mueren al año, por falta de agua o por que está contaminada. De momento tampoco tenemos aquí ese problema.
   O SEA QUE MUCHA GENTE ESTÁ VIVIENDO SITUACIONES PEORES, QUE ADEMÁS YA SE CONSIDERAN NORMALES

   Las comparaciones son odiosas, ya lo sé pero es que esto que estamos sufriendo ahora en los países "civilizados" (en los otros también, pero con sinceridad, nos importa un pimiento), es algo que a lo largo de la historia, sin necesidad de remontarnos a la Edad Media ha pasado recurrentemente y puede que sea un mecanismo de equilibrio natural de poblaciones, por mucho que no nos guste, ahora que nos pasa a nosotros. Pero es que aún en la desgracia, contamos con un sistema sanitario, (cada vez más limitado), con una ciencia, con una técnica con unos subsidios, con una viviendas... que en muchos otros sitios de la Tierra no se disponen.
   Navegando por la red encontré esta curiosa página, en la que introduciendo unos pocos datos nos calcula nuestra posición en el mundo en función de la riqueza. He hecho la prueba pensando en una pensión que después de impuestos se quede en 500 euros/mes. El resultado es aún con esa pensión pertenecería al selecto grupo del 21,8% de la población mundial. Les animo a que hagan sus propios cálculos, verán...
   Por supuesto que los ingresos no son la panacea, pero ayudan bastante y esta comparación nos ayuda a poner las cosas en un contexto más... racional. 
                           "Cuentan de un sabio, que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas hierbas que cogía.
«¿Habrá otro», entre sí decía,
«más pobre y triste que yo?»
Y cuando el rostro volvió,
halló la respuesta, viendo
que otro iba sabio cogiendo
las hierbas que él arrojó!"
Calderón de la Barca

   





lunes, 25 de enero de 2021

SALVAR LA NAVIDAD

   Hace un mes que empezó la Navidad. Una Navidad diferente a todas las otras anteriores debido a la  a la pandemia. Semanas antes las ciudades españolas habían inaugurado pomposamente sus tradicionales iluminaciones que tienen como fin movilizar al ciudadano a que acuda al "centro". ¡"Había que salvar la Navidad"! nos repetían insistentemente los políticos. Los sectores del comercio y hostelería, (los demás no cuentan), habían sufrido mucho duranta el confinamiento y la segunda ola que vino con el relajo motivado por la campaña "¡"Hay que salvar el verano"! y había que procurar que se recuperasen, dentro de lo posible... El gobierno, para dominar la segunda ola, había establecido un estado de emergencia, laxo, cediendo a las autonomías competencias para tomar las medidas restrictivas que considerasen adecuadas. Pero la Navidad, jugaba en contra de la razón. ¿Cómo impedir que las familias se reunieran después de los meses separados? Cómo los ciudadanos, en masa no iban a participar de la gran fiesta del consumo y la diversión? Las autoridades que decretarán límites a este despropósito serían castigadas por sus ciudadanos y por la oposición. Y así se hicieron así mismos, "trampas al solitario". Se hablaba de un número máximo de personas reunidas, se discutía hasta la saciedad que era un "allegado" y si podía o no participar en las reuniones familiares. El toque de queda debía ser un poco más tarde... En fin, eso tan español, del que "parezca que".  Se hablaba de una tercera ola posible, de nuevas mutaciones más peligrosas... Pero había nacido dios y había que celebrarlo comiendo, comprando y juntándonos , que ya después veríamos...

   Y después de esos días de cava, turrones, luces y grandes almacenes llegó la tercera ola. Se han disparado los contagiados, crecen los fallecidos y los ingresados en UCI, los hospitales se colapsan y ya hay muchos donde se suspende toda cirugía que no sea de urgencia... En fin lo previsto. 

   Es el resultado de poner al frente de la toma de decisiones a ineptos (eso sí elegidos democráticamente), cuyo único afán es que no baje su cotización electoral y procurar fastidiar y desmarcarse de cualquier medida efectiva que suponga llevar la contraria a la ciudadanía. Es el resultado de una sociedad consentida que sólo quiere ver lo que le satisface y no quiere asumir que estamos en una situación tremendamente crítica. Que no esta dispuesta a renunciar de forma voluntaria y temporal al  modo de vida que llevaba antes de la pandemia. Es verdad que una gran parte procura ser responsable y evitar contactos innecesarios pero un amplia minoría "pasa" olímpicamente de las medidas o intenta aprovecharse de la inevitables lagunas de la normativa ( redactada por ineptos que quieren nadar y guardar la ropa).

   Unos partidos enfrentados hasta lo absurdo. Una oposición, que a falta de ETA, ha encontrado un buen punto de apoyo para sacar al actual gobierno del poder y no le importa boicotear cualquier política conjunta que haga más efectivo el control de la pandemia, unas comunidades autónomas que no se coordinan en establecer medidas eficaces para no molestar a sus deudos y cuando toman las medidas, las toman mal y tarde. Un gobierno central que se mantiene impertérrito, preocupado por otros temas electorales que no quiere gastarse tomando medidas que sean efectivas pero impopulares.

 Un tema de seguridad nacional como éste tenía que haber provocado una actitud de unidad regional y política porque el problema no es político. Las medidas tendrían que ser tomadas , no cuando la tercera ola arrasa, sino antes, cuando es controlable. Claro que "antes" con unas estadísticas más bajas de contagiados no hubieran sido populares. En fin...

   Lo triste, es que ni se ha salvado la economía ni se han salvado vidas y cuanto más tardemos más grande va a ser el colapso.

   No se pierdan el siguiente capitulo : SALVAR LA TEMPORADA TURÍSTICA







 

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Aprovechar la pandemia (II)

 



15 de Junio

-" Enfado: castigo autoimpuesto cuando alguien hace algo incorrecto" (No recuerdo el autor)

10 de Julio

- "Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo" (Cicerón)

- "La ética es conocer la diferencia entre lo que tienes derecho a hacer y lo que es correcto" (Peter Stewart)

- " La integridad no necesita reglas " (A. Camus)

12 de Julio

-"Observa, escucha, calla, juzga poco, pregunta mucho" (Arthur Graf)

20 de Julio

- "Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino lo que uno hace" (J.P. Sartre)

22 de Julio

-"Creer en algo y no vivirlo, es deshonesto" (Ghandi)

23 de Julio

-" Felicidad es no necesitarla" (Séneca)

-"Integridad es decirme la verdad. Honestidad es decírsela a los demás"(Spencer Jhonson")

- "Quién no es feliz con lo poco, no lo será con lo mucho" (Lao Tse)

3 de Agosto

- "Mantente presente en todas las cosas. Agradecido en todas las cosas" (Maya Angelou)

5 de Agosto

-" El gran talento no consiste en saber lo que se ha de decir sino en lo que se ha de callar (M.J. de Larra)

24 de Agosto

" la única obligación que tengo derecho a asumir es la de hacer en cada momento aquello que considero correcto" (Thoreau)


   Aunque nuestras manías, hábitos y tendencias se agarran con uñas y dientes y cuesta mucho erradicarlas, en estas soledades, aunque sean impuestas, uno se da cuenta de que los tiene y eso  ya es un avance. Las manías son como las narices. sólo vemos las ajenas y a veces con la intensidad de la convivencia (intensidad por el tiempo que se convive y por las circunstancias), estas cosas salen a la superficie se quiera o no y al verlas en los demás uno se pregunta si no tendré yo escondido, (para mí), lo que critico en los demás. Y sí, efectivamente lo tengo. Aparte de la tarea de intentar desprenderse de ellas, su presencia ayuda a ser más humilde y menos exigente con los demás, lo que genera un cambio sutil pero muy positivo en la convivencia, ( con uno mismo y los demás). Al darme cuenta de lo aferradas que las tengo puedo comprender las actuaciones de los demás que a lo mejor ni saben que las tienen o lo saben y también están frustrados por no poder quitárselas de encima.

   "Cuando comprendes que toda opinión es una visión cargada de historia personal, empezarás a comprender que todo juicio es una confesión" parece ser que dijo Tesla. Es cierto, vemos el mundo en base a nuestras experiencias y vamos juzgando a los demás en función de ellas. Los demás son nuestro espejo y nuestra piedra de afilar, que nos pule. Verlos así hace que muchas disputas que surgen en la intensa convivencia se aplaquen y nos ayuda a conocernos mejor, aunque no nos guste lo que vemos.

   Cuando escribo estas líneas los medios de información  (o formación) hablan de que , como era de prever el número de contagios y muertes debidas al virus vuelven a crecer. Había que salvar la  economía, los puentes y las Navidades. No me extrañaría que empecemos el año con otro confinamiento  para reducir la propagación del virus, que nos hemos transmitido alegremente en las "no fiestas", conciertos concentraciones y demás estupideces que hemos hecho, (¡por tercera vez!). Seguiré entonces con publicaciones de pensamientos que he ido encontrando, o propios que surgen mientras busco sentido a todo esto. Mientras tanto sean lo más felices que puedan teniendo en cuenta que la felicidad es una actitud ante todo




viernes, 25 de diciembre de 2020

Aprovechar la pandemia (I)

 


La actual pandemia de coronavirus ha trastocado de forma bastante radical nuestras vidas. En la historia de la humanidad pero sobre todo en las últimas décadas hemos evolucionado de forma que hemos tenido cada vez más dosis de confort y de estabilidad. Se podía estar seguro de que cada civilización iba a "vivir mejor que la anterior" en aspectos materiales. Esto no era rigurosamente cierto en bastantes territorios que  llamamos Tercer Mundo, Estados fallidos, etc. donde la miseria campa por sus respetos, pero en lo que llamamos "Primer Mundo" o " países civilizados" lo que pase en estas zonas, (bastante amplias por cierto) nos toca un pie"

La pandemia y los confinamientos establecidos para intentar dominarla, han supuesto un tremendo cambio de la tendencia. Nos ha encerrado en casa sin poder practicar muchas de los entretenimientos que considerábamos imprescindibles. La crisis económica incipiente ( y la que viene), nos ha hecho más pobres, ha cerrado empresas ha mandado al parao una gran cantidad de personas, negocios " de siempre"  han dejado de serlos...en fin un cambio muy negativo en relación a lo que considerábamos normal que luego llamaron absurdamente "Nueva Normalidad" y que resulto ser la fábrica donde se gestó la segunda ola, de la misma forma que el verbo "salvar",(salvar la economía, salvar el turismo, salvar las Navidades), se ha convertido en "salvar la pandemia activa"

El mayor o menor encierro para socializar menos y no favorecer el crecimiento de la pandemia en principio nos parece algo terrible, pero además de bastante inevitable, es una ocasión de oro para socializar con uno mismo, para conocernos bien, profundamente, para mirarnos al espejo , en pelotas, y descubrir esos michelines que nos sobran en nuestra vida y que siempre procuramos esconder a los demás (y a nosotros mismos). No es agradable, pero es el primer paso para mejorar. Eso de "mejorar" puede que nos parezca innecesario, pero si nos sentimos enjaulados, furiosos, deprimidos, anhelantes etc, puede ser que lo que nos pasa es que necesitemos mejorar y la ocasión es buena. 

En lo personal he descubierto facetas que desconocía de mi mismo y he repasado mi historia  y hechos en lo que aparecía como héroe la nueva visión me ha hecho aparecer como villano. No es agradable, el ego se resiente, pero todo lo que lo debilite es bueno. Hace que tenga menos poder y eso es bueno. Nos tomamos las cosas de otra forma, estamos más tranquilos y esa tranquilidad, basada en la humildad, se irradia de la misma forma, pero con efecto contrario al que generamos cuando irradiamos mal humor, egoísmo. Los aspectos negativos de nuestra existencia, las malas experiencias, se convierten así en una especie de pista americana que nos hace más resiliente, más fuertes, más tratables, no sólo con los demás, sino también con uno mismo. Cambiando nosotros, cambiamos el mundo.

En estos largos días de encierro más o menos estricto surgen ideas, o lees pensamientos de otros que actúan como inspiración y tablas de salvación para moverse por la vida.

Les expongo algunos que han surgido de un servidor o los he encontrado de otras personas que me han parecido inspiradores. Ojalá también les valgan a Uds. Los propios no van firmados 

12 de Abril

- "Procurar ser impecable en los pensamientos palabras y actos"

-"El que critica como norma, como  norma, no suele aportar soluciones

- "Que todo mis pensamientos (voluntarios) puedan ser publicados sin avergonzarme"

21 de Abril

- "Obrar de forma que nuestro comportamiento se pueda convertir en norma" (no recuerdo el autor)

-" En vez de decir no tengo tiempo,  decir, no tengo esa prioridad". (Laura Van derkam)

24 de Abril

" El deseo irrefrenable de opinar de todo demuestra dos cosas: 

1 Soy un ignorante

2 Tengo un ego enorme

26 de Abril

- "Considerar el trato negativo de los otros hacia mi y las cosas desagradables que me suceden como un entrenamiento y mis reacciones como un test de autoevaluación del progreso hacia la ataraxia".

- "El que te enfada te domina" (Epicteto)

1 de Mayo

- "Mi carácter debería ser mi mejor carta de presentación"

- " Buscar cada día cinco cosas que agradecer, (hay muchísimas). El agradecimiento elimina el mal humor

12 de Mayo

- "Ante una tentación, esperar diez minutos" (No recuerdo su autor)

13 de Mayo

-" Tu inteligencia será cual la hagan tus pensamientos habituales" (Marco Aurelio)

-" Somos lo que hacemos día a día de modo que la excelencia no es un acto sino un hábito" (no recuerdo su autor)

-28 de Mayo

-" que una cosa bien hecha, aunque sea poco a poco , no es poca cosa" (Zenón de Citio)

30 de Mayo

- La persona que encuentro más inaguantable es la que más me puede enseñar y mejorar mi carácter". ¡No hay que desaprovecharlas

1 de Junio

-"El ego se alimenta de halagos e insultos"


Seguirá

 Sean felices,  (por favor)