Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

sábado, 27 de febrero de 2021

¿Qué decir?...


Medio día.

Ante la flor de pruno

¿qué decir?

El silencio es la única opción ante una flor que se abre, no sólo por su belleza, también por la belleza que entraña el proceso que ha hecho que se abra y en unos pocos días desaparezca como flor.

¡Cuánto  que aprender...!





 

miércoles, 24 de febrero de 2021

El último sol...


    Caminar solo. A veces necesito materializar esa "soledad acompañada" que siento, estando "físicamente sólo". La soledad "física" no corroe, al contrario. Andar por el campo, por caminos donde no pase mucha gente, (¡difíciles de encontrar ahora...!). Encontrarme con algún conejo que cruza asustado o escuchar el "morse" de las tórtolas: raya, raya, punto. Es un silencio un tanto asilvestrado pero libre de ese lenguaje insultante, provocador que vemos en los noticieros  y que luego reproducimos nosotros en familia, con los conocidos, (casi no tengo lo que considero amigos ya...), cada vez que hablamos de política, porque, todo ya es política...

   La naturaleza, ajena a este ambiente enrarecido, continua perseverantemente sus ciclos y los frutales empiezan a florecer. ¿Hay algo más prometedor que un frutal en flor? Y sigo preguntando ¿  hay algo más maravilloso que  este proceso? Cada vez que me encuentro frente a un almendro no puedo evitar pararme pasmado ante la delicadeza de sus flores y sus hojas incipientes. Creo que el hecho de estar solo me hace disfrutar más del espectáculo. Me cuesta encontrar a alguien con quien compartir no ya el espectáculo, que es público, si no la emoción que me genera. Entonces, mejor solo, pienso.

   La tarde de febrero va terminando. La luz del sol poniente se abre paso entre dos nubes, como un último esfuerzo de éste para mejorar más aún a la flor más alta de un almendro, que queda iluminada en solitario.

Vuelta casa.
En la flor del almendro
 el último sol.

   Al mirar a poniente, aún me da tiempo a ver, entre las nubes del horizonte, ese sol rojizo que ha generado un haiku. La estela de un reactor me llama la atención. Antes se veían muchas. Con la pandemia son un espectáculo muy raro. Para que algo se convierta en espectáculo, parece ser que tiene que ser raro... No es precisamente agua de rosas de lo que están hechas, pero dibujan unas líneas más o menos anchas, más o menos difusas que parecen fijas, pero que, como todo, se van transformando y perdiendo su identidad. Me producen nostalgia, nostalgia de tantas cosas...


 Tarde de invierno.

La estela de un avión 

que se deshace...

   Apresuro el paso antes de que oscurezca del todo, con las pilas algo más cargadas y agradecido por estos espectáculos gratuitos


   

sábado, 13 de febrero de 2021

jueves, 28 de enero de 2021

¿Cómo soy de rico?

 



  Vivimos tiempos difíciles. Cuando todo parecía ir razonablemente  bien, ( aunque entonces nos quejábamos de todo), aparece un virus, que al principio nos tomamos a chirigota, pero que ha conseguido poner patas arriba lo que llamamos civilización. Protestamos impotentes de las limitaciones a nuestra libertad que nos imponen los diferentes gobiernos y autoridades y de alguna forma intentamos buscar coartadas para saltárnoslas, porque el virus es tan pequeño que no se ve. De hecho mucha gente duda de su existencia y lo achacan a una conspiración de los "poderes en la sombra", (que lógicamente tampoco se ven, lo que excita la imaginación), para dominarnos y controlarnos. A mi me gustaría que el virus fuera como un pajarraco grande, depredador, que picotea al que pilla por la calle. Si una bandada de está aves de presa nos sobrevolase, estoy convencido que ningún gobierno tendría que dictar normas para reducir la movilidad,,,
   Disfrutamos la "Sociedad de los Derechos Irrenunciables" y no aceptamos que bajo ninguna razón se nos limiten. Las "obligaciones" ni están ni se las espera. 
   Esta catástrofe que se nos viene encima, (¡y lo que queda!), nos supera y los de siempre la utilizan para sembrar la mayor cizaña posible y el mayor enfrentamiento entre los diferentes egoísmos tribales, (partidos, Autonomías, niveles sociales....) 
   Nos sentimos muy desgraciados y nos enrabietamos, contra todo. 
   Tenemos motivos. Pero esta permanente queja no soluciona mucho nuestros problemas.
 Hay más datos:
- 25.000 personas mueren de hambre al día (de ellos 8.500 niños) Bueno, esto de momento no pasa aquí, pero si en la misma nave espacial redonda en que viajamos.
- Al año el paludismo mata más de 400.000 personas, pero claro en África o países "cutres"
- Dos millones de personas mueren al año, por falta de agua o por que está contaminada. De momento tampoco tenemos aquí ese problema.
   O SEA QUE MUCHA GENTE ESTÁ VIVIENDO SITUACIONES PEORES, QUE ADEMÁS YA SE CONSIDERAN NORMALES

   Las comparaciones son odiosas, ya lo sé pero es que esto que estamos sufriendo ahora en los países "civilizados" (en los otros también, pero con sinceridad, nos importa un pimiento), es algo que a lo largo de la historia, sin necesidad de remontarnos a la Edad Media ha pasado recurrentemente y puede que sea un mecanismo de equilibrio natural de poblaciones, por mucho que no nos guste, ahora que nos pasa a nosotros. Pero es que aún en la desgracia, contamos con un sistema sanitario, (cada vez más limitado), con una ciencia, con una técnica con unos subsidios, con una viviendas... que en muchos otros sitios de la Tierra no se disponen.
   Navegando por la red encontré esta curiosa página, en la que introduciendo unos pocos datos nos calcula nuestra posición en el mundo en función de la riqueza. He hecho la prueba pensando en una pensión que después de impuestos se quede en 500 euros/mes. El resultado es aún con esa pensión pertenecería al selecto grupo del 21,8% de la población mundial. Les animo a que hagan sus propios cálculos, verán...
   Por supuesto que los ingresos no son la panacea, pero ayudan bastante y esta comparación nos ayuda a poner las cosas en un contexto más... racional. 
                           "Cuentan de un sabio, que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas hierbas que cogía.
«¿Habrá otro», entre sí decía,
«más pobre y triste que yo?»
Y cuando el rostro volvió,
halló la respuesta, viendo
que otro iba sabio cogiendo
las hierbas que él arrojó!"
Calderón de la Barca

   





lunes, 25 de enero de 2021

SALVAR LA NAVIDAD

   Hace un mes que empezó la Navidad. Una Navidad diferente a todas las otras anteriores debido a la  a la pandemia. Semanas antes las ciudades españolas habían inaugurado pomposamente sus tradicionales iluminaciones que tienen como fin movilizar al ciudadano a que acuda al "centro". ¡"Había que salvar la Navidad"! nos repetían insistentemente los políticos. Los sectores del comercio y hostelería, (los demás no cuentan), habían sufrido mucho duranta el confinamiento y la segunda ola que vino con el relajo motivado por la campaña "¡"Hay que salvar el verano"! y había que procurar que se recuperasen, dentro de lo posible... El gobierno, para dominar la segunda ola, había establecido un estado de emergencia, laxo, cediendo a las autonomías competencias para tomar las medidas restrictivas que considerasen adecuadas. Pero la Navidad, jugaba en contra de la razón. ¿Cómo impedir que las familias se reunieran después de los meses separados? Cómo los ciudadanos, en masa no iban a participar de la gran fiesta del consumo y la diversión? Las autoridades que decretarán límites a este despropósito serían castigadas por sus ciudadanos y por la oposición. Y así se hicieron así mismos, "trampas al solitario". Se hablaba de un número máximo de personas reunidas, se discutía hasta la saciedad que era un "allegado" y si podía o no participar en las reuniones familiares. El toque de queda debía ser un poco más tarde... En fin, eso tan español, del que "parezca que".  Se hablaba de una tercera ola posible, de nuevas mutaciones más peligrosas... Pero había nacido dios y había que celebrarlo comiendo, comprando y juntándonos , que ya después veríamos...

   Y después de esos días de cava, turrones, luces y grandes almacenes llegó la tercera ola. Se han disparado los contagiados, crecen los fallecidos y los ingresados en UCI, los hospitales se colapsan y ya hay muchos donde se suspende toda cirugía que no sea de urgencia... En fin lo previsto. 

   Es el resultado de poner al frente de la toma de decisiones a ineptos (eso sí elegidos democráticamente), cuyo único afán es que no baje su cotización electoral y procurar fastidiar y desmarcarse de cualquier medida efectiva que suponga llevar la contraria a la ciudadanía. Es el resultado de una sociedad consentida que sólo quiere ver lo que le satisface y no quiere asumir que estamos en una situación tremendamente crítica. Que no esta dispuesta a renunciar de forma voluntaria y temporal al  modo de vida que llevaba antes de la pandemia. Es verdad que una gran parte procura ser responsable y evitar contactos innecesarios pero un amplia minoría "pasa" olímpicamente de las medidas o intenta aprovecharse de la inevitables lagunas de la normativa ( redactada por ineptos que quieren nadar y guardar la ropa).

   Unos partidos enfrentados hasta lo absurdo. Una oposición, que a falta de ETA, ha encontrado un buen punto de apoyo para sacar al actual gobierno del poder y no le importa boicotear cualquier política conjunta que haga más efectivo el control de la pandemia, unas comunidades autónomas que no se coordinan en establecer medidas eficaces para no molestar a sus deudos y cuando toman las medidas, las toman mal y tarde. Un gobierno central que se mantiene impertérrito, preocupado por otros temas electorales que no quiere gastarse tomando medidas que sean efectivas pero impopulares.

 Un tema de seguridad nacional como éste tenía que haber provocado una actitud de unidad regional y política porque el problema no es político. Las medidas tendrían que ser tomadas , no cuando la tercera ola arrasa, sino antes, cuando es controlable. Claro que "antes" con unas estadísticas más bajas de contagiados no hubieran sido populares. En fin...

   Lo triste, es que ni se ha salvado la economía ni se han salvado vidas y cuanto más tardemos más grande va a ser el colapso.

   No se pierdan el siguiente capitulo : SALVAR LA TEMPORADA TURÍSTICA







 

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Aprovechar la pandemia (II)

 



15 de Junio

-" Enfado: castigo autoimpuesto cuando alguien hace algo incorrecto" (No recuerdo el autor)

10 de Julio

- "Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo" (Cicerón)

- "La ética es conocer la diferencia entre lo que tienes derecho a hacer y lo que es correcto" (Peter Stewart)

- " La integridad no necesita reglas " (A. Camus)

12 de Julio

-"Observa, escucha, calla, juzga poco, pregunta mucho" (Arthur Graf)

20 de Julio

- "Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino lo que uno hace" (J.P. Sartre)

22 de Julio

-"Creer en algo y no vivirlo, es deshonesto" (Ghandi)

23 de Julio

-" Felicidad es no necesitarla" (Séneca)

-"Integridad es decirme la verdad. Honestidad es decírsela a los demás"(Spencer Jhonson")

- "Quién no es feliz con lo poco, no lo será con lo mucho" (Lao Tse)

3 de Agosto

- "Mantente presente en todas las cosas. Agradecido en todas las cosas" (Maya Angelou)

5 de Agosto

-" El gran talento no consiste en saber lo que se ha de decir sino en lo que se ha de callar (M.J. de Larra)

24 de Agosto

" la única obligación que tengo derecho a asumir es la de hacer en cada momento aquello que considero correcto" (Thoreau)


   Aunque nuestras manías, hábitos y tendencias se agarran con uñas y dientes y cuesta mucho erradicarlas, en estas soledades, aunque sean impuestas, uno se da cuenta de que los tiene y eso  ya es un avance. Las manías son como las narices. sólo vemos las ajenas y a veces con la intensidad de la convivencia (intensidad por el tiempo que se convive y por las circunstancias), estas cosas salen a la superficie se quiera o no y al verlas en los demás uno se pregunta si no tendré yo escondido, (para mí), lo que critico en los demás. Y sí, efectivamente lo tengo. Aparte de la tarea de intentar desprenderse de ellas, su presencia ayuda a ser más humilde y menos exigente con los demás, lo que genera un cambio sutil pero muy positivo en la convivencia, ( con uno mismo y los demás). Al darme cuenta de lo aferradas que las tengo puedo comprender las actuaciones de los demás que a lo mejor ni saben que las tienen o lo saben y también están frustrados por no poder quitárselas de encima.

   "Cuando comprendes que toda opinión es una visión cargada de historia personal, empezarás a comprender que todo juicio es una confesión" parece ser que dijo Tesla. Es cierto, vemos el mundo en base a nuestras experiencias y vamos juzgando a los demás en función de ellas. Los demás son nuestro espejo y nuestra piedra de afilar, que nos pule. Verlos así hace que muchas disputas que surgen en la intensa convivencia se aplaquen y nos ayuda a conocernos mejor, aunque no nos guste lo que vemos.

   Cuando escribo estas líneas los medios de información  (o formación) hablan de que , como era de prever el número de contagios y muertes debidas al virus vuelven a crecer. Había que salvar la  economía, los puentes y las Navidades. No me extrañaría que empecemos el año con otro confinamiento  para reducir la propagación del virus, que nos hemos transmitido alegremente en las "no fiestas", conciertos concentraciones y demás estupideces que hemos hecho, (¡por tercera vez!). Seguiré entonces con publicaciones de pensamientos que he ido encontrando, o propios que surgen mientras busco sentido a todo esto. Mientras tanto sean lo más felices que puedan teniendo en cuenta que la felicidad es una actitud ante todo




viernes, 25 de diciembre de 2020

Aprovechar la pandemia (I)

 


La actual pandemia de coronavirus ha trastocado de forma bastante radical nuestras vidas. En la historia de la humanidad pero sobre todo en las últimas décadas hemos evolucionado de forma que hemos tenido cada vez más dosis de confort y de estabilidad. Se podía estar seguro de que cada civilización iba a "vivir mejor que la anterior" en aspectos materiales. Esto no era rigurosamente cierto en bastantes territorios que  llamamos Tercer Mundo, Estados fallidos, etc. donde la miseria campa por sus respetos, pero en lo que llamamos "Primer Mundo" o " países civilizados" lo que pase en estas zonas, (bastante amplias por cierto) nos toca un pie"

La pandemia y los confinamientos establecidos para intentar dominarla, han supuesto un tremendo cambio de la tendencia. Nos ha encerrado en casa sin poder practicar muchas de los entretenimientos que considerábamos imprescindibles. La crisis económica incipiente ( y la que viene), nos ha hecho más pobres, ha cerrado empresas ha mandado al parao una gran cantidad de personas, negocios " de siempre"  han dejado de serlos...en fin un cambio muy negativo en relación a lo que considerábamos normal que luego llamaron absurdamente "Nueva Normalidad" y que resulto ser la fábrica donde se gestó la segunda ola, de la misma forma que el verbo "salvar",(salvar la economía, salvar el turismo, salvar las Navidades), se ha convertido en "salvar la pandemia activa"

El mayor o menor encierro para socializar menos y no favorecer el crecimiento de la pandemia en principio nos parece algo terrible, pero además de bastante inevitable, es una ocasión de oro para socializar con uno mismo, para conocernos bien, profundamente, para mirarnos al espejo , en pelotas, y descubrir esos michelines que nos sobran en nuestra vida y que siempre procuramos esconder a los demás (y a nosotros mismos). No es agradable, pero es el primer paso para mejorar. Eso de "mejorar" puede que nos parezca innecesario, pero si nos sentimos enjaulados, furiosos, deprimidos, anhelantes etc, puede ser que lo que nos pasa es que necesitemos mejorar y la ocasión es buena. 

En lo personal he descubierto facetas que desconocía de mi mismo y he repasado mi historia  y hechos en lo que aparecía como héroe la nueva visión me ha hecho aparecer como villano. No es agradable, el ego se resiente, pero todo lo que lo debilite es bueno. Hace que tenga menos poder y eso es bueno. Nos tomamos las cosas de otra forma, estamos más tranquilos y esa tranquilidad, basada en la humildad, se irradia de la misma forma, pero con efecto contrario al que generamos cuando irradiamos mal humor, egoísmo. Los aspectos negativos de nuestra existencia, las malas experiencias, se convierten así en una especie de pista americana que nos hace más resiliente, más fuertes, más tratables, no sólo con los demás, sino también con uno mismo. Cambiando nosotros, cambiamos el mundo.

En estos largos días de encierro más o menos estricto surgen ideas, o lees pensamientos de otros que actúan como inspiración y tablas de salvación para moverse por la vida.

Les expongo algunos que han surgido de un servidor o los he encontrado de otras personas que me han parecido inspiradores. Ojalá también les valgan a Uds. Los propios no van firmados 

12 de Abril

- "Procurar ser impecable en los pensamientos palabras y actos"

-"El que critica como norma, como  norma, no suele aportar soluciones

- "Que todo mis pensamientos (voluntarios) puedan ser publicados sin avergonzarme"

21 de Abril

- "Obrar de forma que nuestro comportamiento se pueda convertir en norma" (no recuerdo el autor)

-" En vez de decir no tengo tiempo,  decir, no tengo esa prioridad". (Laura Van derkam)

24 de Abril

" El deseo irrefrenable de opinar de todo demuestra dos cosas: 

1 Soy un ignorante

2 Tengo un ego enorme

26 de Abril

- "Considerar el trato negativo de los otros hacia mi y las cosas desagradables que me suceden como un entrenamiento y mis reacciones como un test de autoevaluación del progreso hacia la ataraxia".

- "El que te enfada te domina" (Epicteto)

1 de Mayo

- "Mi carácter debería ser mi mejor carta de presentación"

- " Buscar cada día cinco cosas que agradecer, (hay muchísimas). El agradecimiento elimina el mal humor

12 de Mayo

- "Ante una tentación, esperar diez minutos" (No recuerdo su autor)

13 de Mayo

-" Tu inteligencia será cual la hagan tus pensamientos habituales" (Marco Aurelio)

-" Somos lo que hacemos día a día de modo que la excelencia no es un acto sino un hábito" (no recuerdo su autor)

-28 de Mayo

-" que una cosa bien hecha, aunque sea poco a poco , no es poca cosa" (Zenón de Citio)

30 de Mayo

- La persona que encuentro más inaguantable es la que más me puede enseñar y mejorar mi carácter". ¡No hay que desaprovecharlas

1 de Junio

-"El ego se alimenta de halagos e insultos"


Seguirá

 Sean felices,  (por favor) 



   

lunes, 21 de diciembre de 2020

La gran conjunción

La luna con uniforme de gala para la ocasión

El encuentro a través del telescopio

   Hoy ha sido el gran día. Solsticio de invierno para más señas, Júpiter y Saturno se han acercado, (aparentemente), muchísimo, hasta tal punto que a simple vista había que fijarse para verlos separados como dos puntos luminosos.
   La luna no ha sido ajena al evento. Desde que nació este mes ha estado por la zona vigilando que el acercamiento de los dos plaentas siguiese las normas actuales. Hoy para el máximo acercamiento se ha vestido de su mejor cuarto creciente (el mejor momento para observar sus detalles iluminados que contrastan con la longitud de las sombras). Estaba realmente esplendorosa, eso, si a distancia para no quitarle protagonismo a los chiquillos, que para una vez que se juntan en nueve siglos...

La luna recién nacida no se separaba de ellos




La luna creciente no los pierde de vista


Aspecto a simple vista el 21 de diciembre


 

viernes, 4 de diciembre de 2020

No hay mal que por bien no venga...

  La pandemia continúa. Toca moverse poco. Como dije hace unos meses tengo pocas ganas de socializar. Las conversaciones  que oigo son tremendamente superficiales y he descubierto que la mayoría de mis conciudadanos al parecer se han sacado el máster en " crítica de medidas preventivas de pandemias" y ahora estudian como saltarse las

lunes, 30 de noviembre de 2020

Haikus de noviembre


Hojas de arce

Con la más leve brisa

ese temblor...




Puesta de sol
La luna llena toma
el relevo




Por todos lados...
A nadie interesan ya
las hojas secas




Las hojas secas
flotan en el estanque
¡Qué silencio!


 Lluvia a ratos.

En el banco del parque
hoy sólo hojas

miércoles, 25 de noviembre de 2020

domingo, 22 de noviembre de 2020

Pisadas en la orilla


   Estábamos tan orgullosos... Todo estaba bajo control. Todo se podía prever, como el tiempo de la semana que viene, (otra cosa era que se acertase o no). En líneas generales, vivíamos en entornos seguros, tranquilos... Bueno sí, había desgracias ,guerras, desastres naturales, pero en general ocurrían lejos... en esas zonas dejadas de la mano de dios. Aquí todo estaba bastante bien, limpio, ordenado y  generación tras generación mantenía unas pautas de vida similares y predecibles.
   Pero de repente, casi como una broma, una falsa alarma más, un virus  que viene de un país lejano, lo trastoca todo, paraliza a la sociedad y la hunde en una crisis económica que no queremos ni imaginar sus efectos. 
¡Ya no estamos en la Edad Media!, oigo quejarse a mi alrededor. ¿Cómo es que  no  se toman medidas? La tecnología nos iba a librar de todo. Tenía soluciones para cualquier problema, todo estaba inventado, sólo que esperaban el momento adecuado ... ¡Pues no! Un diminuto virus, (afortunadamente no muy letal), ha puesto el mundo patas arriba, (y lo que queda)
   Se nos había olvidado la impermanencia. No nos creíamos que todo cambia y que cambia cuando menos falta hace. Se nos había olvidado qué con toda nuestra tecnología, nuestras instituciones, nuestros smart phones, nuestros mandos a distancia, en el fondo ¡ controlamos una mierda !, (con perdón). Además cuanto más sofisticada es una sociedad más capacidad de derrumbe tiene, precisamente por su gran capacidad de interconexión. El castillo de cartas de nuestro mundo feliz, se derrumba.
   Nos debería servir de lección. Antiguamente cuando alguien se proponia a realizar algo, solía añadir la frase  "si dios quiere", asumiendo que no bastaba poner toda la carne en el asador para garantizar la realización, había siempre algo que no estaba en nuestras manos sino en las de dios, (personalmente prefiero decir, las leyes del cosmos).
Deberíamos salir más humildes. Ser menos presuntuosos en nuestras metas, ser consciente de nuestros límites ... Pero personalmente, si uno echa la vista atrás, no soy muy optimista. No nos gusta asumir que no controlamos todo, nos aterra. Nuestro mecanismo de defensa es echarle las culpas a los chinos al gobierno (central autonómico, municipal...), a los otros, siempre a los otros... 
   La impermanencia, no busquen más. La impermanencia es la "culpable". Bueno más que culpable es la característica de nuestra existencia y basta dejar de mirarnos el ombligo para darse cuenta que el mundo está hecho de impermanencia, aunque no nos guste.
   Como las pisadas en la orilla de la playa todo está destinado a borrarse. Así ha sido siempre y así será. Lo siento
   



 

miércoles, 18 de noviembre de 2020

miércoles, 21 de octubre de 2020